Nacional

Aznar visita por sorpresa a las tropas españolas en Diwaniya

El presidente de Gobierno trasladó a los soldados una felicitación del Rey y su agradecimiento por participar en "una lucha por una causa justa, la libertad". Con ellos compartió cuatro horas en la sede de la Brigada "Plus Ultra II".
COLPISA, Madrid/Diwaniya
21/dic/03 0:26 AM
Edición impresa

El presidente del Gobierno, José María Aznar, visitó ayer por sorpresa a las tropas españolas desplegadas en Irak, con las que compartió cuatro horas en el acuartelamiento "España", sede de la Brigada "Plus Ultra II", levantado a las afueras de Diwaniya, al sur del país. El jefe del Ejecutivo trasladó a los militares allí destinados el apoyo del Rey y les agradeció su participación en "una lucha por una causa justa, la libertad".

A su llegada, Aznar recibió honores y escuchó el himno nacional en un improvisado estrado. No hubo alocución como tal, pero el jefe del Ejecutivo trasmitió a los mandos militares su "satisfacción muy especial" por estar a su lado y "poder pasar unas horas" con los militares españoles y con los "amigos y hermanos" salvadoreños, nicaragüenses, dominicanos y hondureños que completan la dotación de la brigada "Plus Ultra II", a los que hizo llegar también un mensaje de felicitación de Don Juan Carlos y "el apoyo de todos los españoles", no sin recordar a los militares españoles caídos en Irak, de quienes dijo que "su entrega era ejemplar".

"Les quiero decir que respaldo plenamente, como les he dicho a ellos, el trabajo que están desarrollando aquí nuestros compatriotas. Estar aquí es un trabajo que es una lucha por una causa justa y es la causa de la libertad, la causa de la democracia, la causa de la estabilidad y la causa del respeto a la legalidad internacional y por esas causas, merece la pena pelear y merece la pena luchar", aseguró después a los informadores.

A continuación, Aznar recorrió las instalaciones. El general Fulgencio Coll, jefe de la brigada "Plus Ultra II", le mostró diversas dependencias del acuartelamiento, entre ellas un locutorio de internet que todavía no ha sido inaugurado, la unidad médica, el elemento de apoyo logístico y el Escalón Médico Avanzado. En la visita participó el general de división responsable de la fuerza multinacional en el centro-sur de Irak, el polaco Andrisj Tyszcievicz.

Después, Aznar pudo saludar a diversas autoridades de Diwaniya, como el gobernador provincial, Hasem al Shalan, el vicegobernador, varios jefes de tribu y notables locales. A continuación mantuvo una reunión con el general Coll y su estado mayor, donde fue informado del estado de las tropas, los avances en la misión asignada y la situación general tanto de la zona asignada a la brigada española como del resto del país.

Por último, Aznar almorzó con las tropas antes de emprender regreso a España. Comió como ellos de rancho, lentejas con chorizo, alitas de pollo asadas, ensalada y fruta. El jefe del Gobierno llevó a la base española un cargamento de turrón, jamón y cava.

Ninguno de los soldados estaba avisado de la visita, y muchos de ellos sólo supieron de la presencia del jefe del Ejecutivo en el comedor de la base cuando el sistema de megafonía dio el aviso reglamentario: "Atención, el presidente". Durante la comida, Aznar se acercó a las distintas mesas en las que comían los soldados, con los que charló de manera distendida. Aznar mostró interés por el estado de ánimo de los militares y les insistió en el agradecimiento por su presencia en Irak.