Actualidad

Una lagunera gana 200.000 euros tras comprar un décimo en el pueblo de Sort

La agraciada, que regenta una cafetería en la avenida de La Trinidad, adquirió el décimo el pasado verano. En el norte y en el sur de la Isla cayeron algunos "pellizcos". A Icod de los Vinos se fue una parte de un cuarto premio; Arico y Güímar recibieron algo del segundo y del anhelado "Gordo".
EL DÍA, S/C de Tenerife
23/dic/03 0:30 AM
Edición impresa

La Lotería de Navidad no se olvidó esta vez de Tenerife, ya que aunque los grandes premios se fueron a tierras peninsulares y a parte de Gran Canaria, sí que tocaron los siempre "agradecidos pellizcos" en La Laguna y en algunos municipios del norte y sur de la Isla.

Es el caso de María Gutiérrez, una herreña adoptada en la Ciudad de Los Adelantados que ayer por la mañana abría su cafetería de la avenida de La Trinidad sin imaginarse que el décimo comprado durante sus últimas vacaciones en Lleida le "solucionaría la vida", tal y como relató a EL DÍA .

Fue precisamente en la Administración de Lotería La Bruixa d''Or, de Sort, en Lleida, donde compró un décimo que ha sido premiado con 200.000 euros, "y cuando vi la tele no me lo creía. Nunca me ha tocado nada, sino los reintegros y lo primero que hice fue ofrecer barra libre a todos mis clientes".

Sobre el destino del dinero, sólo sabe que "lo invertiré para vivir sin agobios, lo gastaré bien y sobre todo que tenga salud para hacerlo. El bar no lo cerraré porque para mí el trabajo es vida. Además estoy soltera y ahora seguro que me saldrán bastantes pretendientes".

Después de la noticia, aseguró que las llamadas de teléfono se multiplicaron en su negocio por los amigos y allegados, que "tampoco se lo creían al igual que yo. Sólo me esperaba algo por el reintegro y mira lo que ha pasado. De los que fueron al viaje organizado en verano conmigo, nadie que yo sepa tenía este décimo".

No la misma suerte pero sí parte de ella tuvo el municipio de Icod de los Vinos, que recibió ayer el único "pellizco" destacable que deja el Sorteo de la Lotería de Navidad en el norte de Tenerife: una pequeña parte de un cuarto premio. El azar quiso que diez décimos del número 12.956 viajaran desde la Administración Número 1 de Garachico, la de San Roquito, hasta una pequeña tienda de golosinas de la Ciudad del Drago, desde donde se repartieron 200.000 euros entre unos pocos afortunados.

Vicente González Torres, el encargado de distribuir la suerte en Icod, asegura que no conoce a ninguno de los afortunados y que tampoco recuerda si el 12.956 se vendió "hace dos meses o el pasado domingo". Lo que sí tiene "más o menos claro" es que el premio estará "bastante repartido, probablemente entre diez personas distintas". Sin embargo, sí sabe a ciencia cierta que a él no le tocó nada y tampoco a ninguno de los políticos de la corporación municipal.

La tienda de golosinas "Fresa y Nata", ubicada junto a la Oficina Municipal de Urbanismo y frente al ayuntamiento icodense, en pleno casco, se convirtió ayer en el centro de atención de todos los medios informativos. Allí, aparte de gominolas y risis, se habían vendido diez pedacitos cargados con 20.000 euros de ilusión.

González se enteró de que había entregado un cuarto premio gracias a un vendedor de agua que pasó por su negocio y a la llamada del administrador de lotería de Garachico.

El 12.956, protagonista de la escasa fortuna que ha sonreído a Tenerife, fue un número "que vino suelto" y que no se juega habitualmente en el punto de venta que gestiona Vicente González.

En Icod todos buscaban una sonrisa sospechosa que desenmascarara a alguno de los afortunados, pero hasta media mañana de ayer, ninguno se había acercado a "Fresa y Nata" para compartir su alegría con Vicente y los medios informativos que esperaban ansiosos la foto del décimo, la sonrisa y el cava.

Pero la historia hubiera sido bien distinta si en lugar del 12.956, el azar hubiera convertido en cuarto premio el 12.856. Ese número 8 de diferencia ha dejado a muchísimos icodenses con la miel de la fortuna en los labios. La Iglesia de San Marcos vendió 19 hojas y media y 500 participaciones de ese número. Por culpa de un ocho, los 200.000 euros que pululan por Icod de los Vinos no se han transformado en un señor pellizco de 4 millones de euros.

En el resto de los municipios del Norte, la mala suerte ha sido la tónica habitual. Las grandes esperanzas se transformaron en reintegros y pedrea de consuelo.

La suerte del baloncesto

Para los sureños, la suerte llegó por pedazos y pequeñas participaciones, como pasó en Güímar, donde algunos funcionarios del ayuntamiento pudieron adquirir en sus boletos las tres últimas cifras del "Gordo" en el bar "La Zapatería", más conocido por ser el centro de reunión y de desayuno de todo el personal del consistorio.

Un poco más abajo, una terminación del segundo premio llenó de alegría a los miembros del Foro Contra la Incineración de Arico, que tras comprar los décimos en la Administración Número 1 de Granadilla, repartieron más de 48.000 euros entre 300 familias de la costa ariquense, sobre todo en los barrios de Tajao y Las Arenas, además de en lugares tan dispares como La Cuesta, Valle Tabares, Las Mercedes o La Orotava.

El teléfono parece que fue el canal de comunicación entre todos los agraciados, que se enteraron en la mayoría de las veces de sus premios por este apreciado instrumento, como les ocurrió a los integrantes del Centro Gallego Tenerife Sur del núcleo costero de El Médano, quienes repartieron entre sus amigos 120.000 euros pertenecientes al cuarto premio.

También el equipo de baloncesto Indemac de La Laguna repartió 130.000 euros, gracias a la terminación del tercer premio de la lotería, que recayó en el número 13.911.