Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La Noche en Blanco se aplaza al 1 de diciembre leer

"Si el Consejo tiene dudas, que no espere más"

Amaral se muestra confiado en que podrá dar la vuelta a la situación, pero aclara que la directiva no debe especular con su cese.
JORNADA, S/C de Tfe.
23/dic/03 13:06 PM
Edición impresa

David Amaral valora de manera tajante los rumores acerca de su posible cese del Tenerife: "Si el consejo tiene la mínima duda, que no espere al partido de Gijón. Eso lo tengo yo muy claro y ellos tienen unas fechas por delante en las que se pueden manejar. Si no hay confianza en el cuadro técnico, hay que ser tajante. Si apostamos, apostamos todos. El debate no es el entrenador, sino lo que se quiere y lo que se persigue".

El técnico blanquiazul, en una entrevista concedida a Radio El Día, fue más explícito en sus declaraciones: "No puedo estar pensando si tengo crédito o no. Las opiniones son libres, pero no se puede trabajar así. ¿Qué entrenador garantiza que el Tenerife sube a Primera o no desciende? Con este proyecto, nadie. Yo, por lo menos, tengo la convicción de que este equipo va a salir si creamos un ambiente positivo. No es David el que representa este proyecto, sino el propio Tenerife. Hay una entidad y muchos jugadores jóvenes que están detrás y quieren salir hacia delante".

"Éste es un equipo en formación -añadió- y tenemos que intentar ir con otro talante al Estadio, sabiendo que nos encontramos ante sábados y domingos de sufrimiento. Esto no es fácil para nadie. Yo esperaba esta situación y mucha gente, sobre todo en pretemporada. Cuando uno entra en un proyecto que está atado con vergas, cuando se piden futbolistas que no pueden llegar, cuando nos manejamos en una situación caótica, porque al Tenerife lo que le queda de antaño es el nombre, lo que hay que tener claro es que estamos ante un riesgo importante. Estamos ante un equipo joven, inexperto y por eso pedimos ayuda y mayor comprensión".

Amaral también habló de las dificultades que se ha encontrado en el momento de confeccionar un grupo. Primero por las dificultades que surgieron desde el comienzo: "El equipo se desmantela con jugadores que se van y otros que tienen y quieren salir porque no se les puede pagar lo que cobran, y todo eso hay que ordenarlo. Este proyecto sólo tiene algo más de tres meses de vida y se le está criticando desde el inicio".

Los que no vinieron

En su intervención, Amaral también habló de los jugadores que él solicitó en su momento como refuerzos que al final no llegaron hasta las filas del Tenerife: "Yo pedí a Sandro y no vino. Igual que Bolic, del Rayo Vallecano, Ceballos, del Santander, Jofre, del Levante, Quique Martín, del Terrassa. Álvaro y Reggi, de Las Palmas, y además pedí que se quedara Kiko Torres y no pudo ser. Al final nos acoplamos a la situación del club y ahora estamos encantados con los que han venido".

Con todo, David Amaral defendió la idea del actual Tenerife y recalcó que a los futbolistas jóvenes hay que dejarles tiempo. Para el técnico blanquiazul, el mejor nivel del equipo llegará en el mes de marzo: "Este es un proyecto precioso y quizás ahora mismo la gente no se da cuenta de lo que tiene. Después del sufrimiento, podremos disfrutar. Yo no he visto un proyecto de este tipo, que se pueda hacer en seis meses o en un año. Si logramos superar esta temporada, tendremos equipo para muchos años. Se habla de cantera, pero a los jóvenes jugadores no se les puede aplaudir sólo cuando se gana. Ahora estamos hablando de un equipo que tiene a 12 futbolistas canarios".

Amaral también repartió responsabilidades: "Cuando a mí me comentan la posibilidad de entrar en este proyecto, todos sabíamos que iban a llegar momentos malos y todos lo asumimos. Hay que saber nadar en estas aguas y esto no me coge fuera de juego. El riesgo era de todos".

El técnico también habló de los continuos cambios en el once: "Cuando hago las cosas, es por conocimiento de la situación. Y si hay cambios en la alineación es por el nivel parejo que hay en la plantilla. Si tuviéramos otros futbolistas, sí podríamos jugar de otra manera. Pero también es cierto que ya hemos variado en alguna ocasión el sistema, aunque no se puede obviar que nosotros tenemos que jugar arropados, porque cuando este equipo se abre, sufre mucho. Al final es el futbolista el que hace bueno el sistema".

David Amaral siempre defendió a sus jugadores, de los que señaló que la dedicación ha sido absoluta durante estos meses de trabajo. El entrenador apuntó que en Cádiz no hubo dejadez y que lo que sucedió se debe a un accidente puntual que llevó a sus jugadores a desarrollar un mal encuentro: "De los futbolistas sólo tengo palabras de elogio, por su comportamiento personal y profesional. Quizás algún jugador prefiere actuar de otra manera en lo referente al sistema de juego, pero por encima de este criterio está el grupo. Espero y deseo que esto sea sólo cosa de un partido, porque no nos gusta a nadie, ni al entrenador ni a los jugadores. No existió dejadez. El día que suceda eso, sí hay que preocuparse".