Vivir

Sanidad se niega a calificar como brote los casos de legionella de los últimos días

La Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias descarta que existan relaciones directas entre los nueve pacientes aquejados por esta enfermedad pulmonar, que han ingresado escalonadamente desde el pasado día 16 de noviembre en el Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria.
EFE/EL DÍA, S/C de Tenerife
23/dic/03 0:33 AM
Edición impresa

La Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias ha detectado nueve casos de legionella durante los últimos veinte días en la Isla, aunque por ahora se descarta una relación causal entre los afectados.

El director general de Salud Pública, Francisco Rivera, indicó ayer que de los nueve afectados, cinco permanecían ingresados, tres de ellos en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de La Candelaria, mientras los otros dos, según datos oficiales, evolucionan favorablemente.

Rivera explicó que sólo ha presentado complicaciones el estado de una mujer ingresada en la UVI, debido a enfermedades asociadas, por lo que, de momento, precisa respiración asistida.

El titular de la Dirección General de Salud Pública subrayó que este departamento está realizando un estudio epidemiológico para constatar la causa de estos casos, que se han originado en los municipios de Icod de Los Vinos, La Laguna y Santa Cruz de Tenerife.

Francisco Rivera declaró que, al parecer, "no se trata de un brote", ya que los enfermos no tienen el mismo origen, y reiteró que se trata de casos aislados que se detectaron al practicarse unas pruebas de antígenos en orina, una técnica de mucha fiabilidad.

Además, recordó que la legionella es una bacteria que afecta a los pulmones, con un período de incubación de entre 10 y 12 días y que se transmite por inhalación. Por tal motivo, y tras los análisis realizados, se descarta la aparición de nuevos casos relacionados en el entorno de estos pacientes.

Las fuentes de la Consejería de Sanidad consultadas también indicaron que este número de casos es un poco más elevado de los que se han registrado como media en meses anteriores del presente año, y señalaron que el primero de los ingresados de este grupo de nueve personas se registró el pasado 16 de noviembre.

Las defensas bajas

Las personas con problemas serios de salud y defensas bajas son las más proclives a contraer la enfermedad, como los fumadores o con afecciones respiratorias crónicas.

Durante 2003 han aparecido otros casos de legionella en la Isla, como el que afectó a siete personas en el Sur, considerado como un brote, dado que entre los afectados existía un nexo: el mismo establecimiento. En junio se registraron dos enfermos, uno en julio, y dos en octubre, el resto son los contabilizados a partir de noviembre.

La Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias ha detectado nueve casos de legionella durante los últimos veinte días en la Isla, aunque por ahora se descarta una relación causal entre los afectados.

El director general de Salud Pública, Francisco Rivera, indicó ayer que de los nueve afectados, cinco permanecían ingresados, tres de ellos en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de La Candelaria, mientras los otros dos, según datos oficiales, evolucionan favorablemente.

Rivera explicó que sólo ha presentado complicaciones el estado de una mujer ingresada en la UVI, debido a enfermedades asociadas, por lo que, de momento, precisa respiración asistida.

El titular de la Dirección General de Salud Pública subrayó que este departamento está realizando un estudio epidemiológico para constatar la causa de estos casos, que se han originado en los municipios de Icod de Los Vinos, La Laguna y Santa Cruz de Tenerife.

Francisco Rivera declaró que, al parecer, "no se trata de un brote", ya que los enfermos no tienen el mismo origen, y reiteró que se trata de casos aislados que se detectaron al practicarse unas pruebas de antígenos en orina, una técnica de mucha fiabilidad.

Además, recordó que la legionella es una bacteria que afecta a los pulmones, con un período de incubación de entre 10 y 12 días y que se transmite por inhalación. Por tal motivo, y tras los análisis realizados, se descarta la aparición de nuevos casos relacionados en el entorno de estos pacientes.

Las fuentes de la Consejería de Sanidad consultadas también indicaron que este número de casos es un poco más elevado de los que se han registrado como media en meses anteriores del presente año, y señalaron que el primero de los ingresados de este grupo de nueve personas se registró el pasado 16 de noviembre.

Las personas con problemas serios de salud y defensas bajas son las más proclives a contraer la enfermedad, como los fumadores o con afecciones respiratorias crónicas.

Durante 2003 han aparecido otros casos de legionella en la Isla, como el que afectó a siete personas en el Sur, considerado como un brote, dado que entre los afectados existía un nexo: el mismo establecimiento. En junio se registraron dos enfermos, uno en julio, y dos en octubre, el resto son los contabilizados a partir de noviembre.