Actualidad

CATÁSTROFE en Irán

Un terremoto de intensidad de 6,3 grados en la escala abierta de Richter sacudió en la madrugada de ayer la ciudad de Bam, al sureste de Irán, que resultó destruida en casi el sesenta por ciento. Unas 20.000 mil personas han perdido la vida y 50.000 permanecen sepultadas bajo los escombros.
EFE, Teherán
27/dic/03 0:39 AM
Edición impresa

Al menos 20.000 personas murieron y 50.000 fueron heridas por el terremoto que ayer de madrugada sacudió la ciudad de Bam, en el sureste de Irán, que quedó destruida en un sesenta por ciento, en lo que se ha convertido en el peor desastre natural de este país en la última década.

Según la televisión estatal, el recuento de víctimas mortales podría aumentar conforme avancen las labores de rescate entre los escombros, bajo los que permanece un número de víctimas que queda por determinar, pero que se teme alto.

El terremoto, de 6,3 grados en la escala de Richter ?que mide magnitudes de uno a nueve?, se produjo hacia las 5:30 hora local, y sorprendió dormidos a los casi 100.000 habitantes de la ciudad.

El seísmo provocó el corte inmediato de los servicios de agua y electricidad, y la suspensión de la línea telefónica con el resto de Irán, lo que dificultó las primeras operaciones de salvamento, que se desarrollaron en medio de la confusión.

Según testigos presenciales, grupos de vecinos se congregaron ante sus casas destruidas para organizar la búsqueda de familiares y supervivientes, mientras otros gritaban y lloraban por la perdida de sus seres queridos.

De acuerdo con el gobernador de la provincia de Kerman ?en la que se encuentra Bam?, Ali Karimi, los dos hospitales de la ciudad se desplomaron por el movimiento telúrico, que costó la vida a todo el personal médico de ambos centros.

La falta de instalaciones sanitarias obligó al traslado de los heridos a la capital regional, Kerman, para su hospitalización.

Radio Teherán multiplicaba entretanto sus llamamientos para la donación de sangre y medicinas, al tiempo que el propio presidente iraní, Mohamed Jatamí, llamaba a la comunidad internacional para que ayudase.

Los supervivientes subsisten en precarias condiciones, ya que la pérdida de cientos de viviendas ha dejado sin hogar a miles de habitantes que permanecen a la intemperie bajo un intenso frío.

Los equipos de ayuda han solicitado el envío urgente de mantas y prendas de abrigo para proteger a los damnificados en las horas nocturnas, cuando se registran temperaturas bajo cero en esta época del año en la región, desértica y una de las más pobres e incomunicadas de Irán.

El seísmo también habría causado importantes daños en las zonas rurales cercanas a Bam, donde viven unas 200.000 personas.

Antigua ciudad caravanera de la ruta de la seda, Bam es uno de los principales atractivos turísticos de Irán por los vestigios arquitectónicos de su ciudadela medieval, construida en adobe hace dos mil años y parte de la cual se ha desplomado. La ciudad es frecuentada por los visitantes extranjeros, pero se desconoce si figuran turistas entre las víctimas.