Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Rivera pide a Calviño que explique si empleó una sociedad instrumental para evadir impuestos leer

El ruido silencia la buena convivencia

Los contertulios se quejan de la contaminación acústica que soporta Santa Cruz, que permite conocer la hora por los ruidos. Aunque el ocio nocturno es la punta del iceberg, los vecinos piden el cumplimiento de las ordenanzas mientras lamentan que en Canarias se construya sin aislamientos.
28/dic/03 0:44 AM
Edición impresa

Quizás cuando lea el resumen de este debate se reponga del dolor de cabeza producto de los ruidos ocasionados anoche por el vecino de arriba. Incluso se puede dar la circunstancia de que en medio de la lectura de estas letras se vea sobresaltado por el enésimo petardo de las fiestas navideñas. En el mejor de los casos, hoy domingo, tal vez disfrute de un oasis de silencio en medio del bullicio habitual que caracteriza la actividad comercial y portuaria de la gran ciudad.

Los contertulios invitados al debate semanal de EL DÍA coincidieron en considerar Santa Cruz de Tenerife como un municipio ruidoso, con la salvedad del representante de los empresarios de ocio, José Santana. Las molestias no sólo se producen en horario nocturno, aunque quizás "el ruido que produce en esas horas es perfectamente identificable y es el más fácil de atacar directamente", como reconoce el concejal de Medio Ambiente de la capital tinerfeña, Guillermo Díaz Guerra.

Julia Rodríguez Blanco, representante de Tenerife Contra el Ruido, estima que "los niveles de ruido que tenemos que soportar a diario son excesivos. Es un problema de educación. La gente no respeta el descanso y el bienestar".

A la hora de desgranar los "puntos negros" de Santa Cruz, Julia Rodríguez señala la avenida de Anaga, así como la Rambla de Pulido, en la zona del cine Víctor, y La Cuesta.

Pero las molestias afectan tanto al casco como a la periferia, asegura Luis Celso, presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos La Unión. "Añaza es ruidosa por la circulación de motos con escape libre. A esto se suman las molestias que provocan algunos vecinos que, obviando que viven en comunidad, hacen alarde de las posibilidades técnicas de sus aparatos de música".

Aunque fue difícil abordar la incidencia del ruido desde la generalidad, pues fueron frecuentes las referencias a pubs y cafeterías, los representantes de plataformas vecinales apostaron porque las autoridades municipales ejecuten las ordenanzas. "Ahora sólo falta que la Policía vele por su cumplimiento", comentó Luis Celso.

Julia Rodríguez llegó a cuestionar por qué el Ayuntamiento concede licencia de apertura a establecimientos que se podrían considerar industrias, como los hornos de pan o establecimientos que precisan de maquinaría de frío.

El característico proceso constructivo que se utiliza en Canarias podría ser una de las causas de que la contaminación acústica de las viviendas. "Por las buenas condiciones climáticas, aquí no utilizamos aislantes térmicos y hasta dormimos con las ventanas abiertas", dijo el concejal. Santana fue más allá y aseguró que "en el sector de la construcción se incumple la normativa europea".

Guillermo Díaz Guerra advirtió de que con la reciente aprobación de la Ley de Ruidos, las ciudades con más de 250.000 habitantes tendrán que contar con sus respectivos planes antes del año 2007. Surge entonces la pregunta del millón: ¿y qué dice el PGO de Santa Cruz, que se aprobará provisionalmente en breve? Luis Celso asegura que "he estado en las reuniones previas a la redacción del PGO, pero nunca se ha hablado de este asunto; veremos qué sucede cuando salga a exposición pública".

El concejal de Medio Ambiente considera que "la normativa es genérica, pero clara. Entre las acciones preventivas se apuesta por el planeamiento urbanístico para reducir el ruido urbanístico".

José Santana precisa que, "hasta la fecha, Adeje es el único municipio que reserva suelo para el ocio", mientras Julia Rodríguez pone como ejemplo el caso de Granadilla. "El ayuntamiento ha desarrollado una normativa que dice a qué horas y cómo hay que hacer la carga y descarga en la zona comercial".

La representante de la plataforma Tenerife Contra el Ruido es capaz de saber la hora del día según las molestias. Por la mañana y el mediodía, la entrada y salida de los barcos y los vehículos, que se sucede por la tarde. Por la noche, los bares y restaurantes, y de madrugada, el depósito y recogida de basura, entre los que incluye los vidrios, y los camiones que se dedican a la limpieza de las calles. Todo son ruidos.

Y es que hay quien mide su nivel adquisitivo según la molestia que ocasiona. Luis Celso recuerda que una vez, siendo presidente de la asociación de Añaza, llamó la atención a un vecino que tenía "a tope" su aparato de música. "El pibe me respondió: estás loco, Luis, lo voy a bajar, con lo que me costó".

Aún así, el concejal insiste: "La ausencia de ruido es un indicador de calidad de vida", a lo que replica inmediatamente el representante de los empresarios: "Y la oferta de ocio también".