Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Archivan la investigación del título de Casado en Administración y Dirección de Empresas leer

El Palacio de Nava opta a convertirse en el segundo parador nacional de la Isla

Mientras que el Plan Especial de Protección del Casco contempla que el edificio albergue un hotel de cuatro estrellas, el primer teniente de alcalde del consistorio lagunero propone que se convierta en un parador, por entender que aportaría la categoría que necesita una ciudad Patrimonio de la Humanidad.
D. BARBUZANO, La Laguna
28/dic/03 12:24 PM
Edición impresa

El concejal de Turismo del Ayuntamiento de La Laguna, Rafael Becerra, destacó ayer a EL DÍA que el histórico Palacio de Nava debería acoger un parador nacional, dada la escasez de infraestructura hotelera que padece el municipio. El edil consideró que La Laguna, más que un hotel, necesita un parador, por entender que "esta construcción implica calidad y categoría para dar respuesta al turismo cultural y de congresos que cada vez, afortunadamente, visita más Aguere".

Para una ciudad Patrimonio de la Humanidad como La Laguna, según señaló Rafael Becerra, "sería muy enriquecedor que contara con un parador en el Palacio de Nava, porque al mismo tiempo que se ofertaría al turismo de calidad unas óptimas instalaciones, se recuperaría para bien del patrimonio histórico-artístico de La Laguna uno de sus edificios más emblemáticos".

El concejal señaló que es hora de restaurar el edificio para detener su proceso de deterioro, y para ello nada mejor que darle una utilidad, sobre todo relacionada con el turismo, ya que, según anunció, el número de personas que visita la ciudad se ha incrementado en los pocos meses que lleva al frente de la Concejalía de Turismo, pasando de 3.500 al mes a 6.000, según se constata en el punto de información de la plaza del Adelantado.

Un buen candidato

Becerra indicó que el Palacio de Nava es un buen candidato a transformarse en parador nacional porque se encuentra en el mismo centro de la ciudad, ofreciendo todas las facilidades al turista para acercarse al patrimonio lagunero. En la actualidad, el único parador existente en Tenerife es el de Las Cañadas, por lo que sería el segundo.

El edificio podría ofrecer, además, el atractivo de los carruajes que posee, como son un landó y una carroza, cuyo último propietario fue el IX marqués de Villanueva del Prado. El landó fue adquirido en Inglaterra en 1786 por Alonso de Nava-Grimón y Benítez de Lugo, mientras que la carroza se dice que es del siglo XVII. El landó fue utilizado, entre otros, por el general Prim, el infante Enrique de Borbón, el rey Alfonso XIII, el obispo Fray Albino y el general Primo de Rivera.

El Palacio de Nava fue uno de los edificios histórico más visitados en el IV aniversario de la declaración de La Laguna como Patrimonio de la Humanidad. El Plan Especial de Protección del Casco lo contempla como hotel de cuatro estrellas.

Los orígenes del palacio se remontan al siglo XVI, cuando Tomás de Grimón encargó su construcción. Cabe destacar el frontispicio barroco de finales del siglo XVII.