Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Ida Vitale, Premio Cervantes leer

El IASS tarda año y medio en asignar una plaza sociosanitaria

Es la media que recoge la Memoria de Actividad referida a 2002, que también admite "valores extremos entre 0 y 12,86 años". El perfil del paciente es una persona mayor de 79 años, que sufre algún tipo de demencia, con ingresos inferiores a 450 euros y buena relación familiar, pero insuficiente ayuda.
IOSUNE NIETO, Tenerife
28/dic/03 0:45 AM
Edición impresa

Un año y medio es el tiempo me-dio que tarda la Unidad de Valoración del Instituto Insular de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) en asignar una plaza en un recurso adecuado para pacientes con enfermedades crónicas, un alto nivel de dependencia funcional, en su ma-yoría de edades muy avanzadas y con problemática social añadida.

Así se recoge en la Memoria de Actividad del IASS referida al año 2002, que acaba de ser publicada, y en la que también se admite la existencia de "valores extremos" en este tiempo de espera por una plaza sociosanitaria de "entre 0 y 12,86 años".

La denominada Unidad Sociosanitaria del IASS la integran los antiguos hospitales del Cabildo Febles Campos, en Santa Cruz de Tenerife; Nuestra Señora de los Dolores, en La Laguna, y Santísima Trinidad, en La Orotava, así como la Residencia de Mayores de Ofra, que presta sus servicios a personas mayores con un bajo nivel de dependencia. Estos centros suman un total de 610 plazas y en 2002 se contabilizaron un total de 302 ingresos y 331 altas.

Asimismo, forman parte de la red, las plazas concertadas el pasado año con otras entidades sin ánimo de lucro: Centro Hogar Santa Rita II (60 plazas residenciales y 20 de atención diurna), ubicado en Puerto de la Cruz, y en la Residencia Concha Castro (15 plazas residenciales), en Santa Cruz. También se concertaron 25 plazas residenciales de bajos requerimientos en la Residencia de Los Cristianos con el Ayuntamiento de Arona.

El perfil medio del solicitante de una de estas plazas sociosanitarias es el de una persona mayor, en torno a los 79 años de edad, que sufre algún tipo de demencia, sin trastornos de la conducta, así como con ingresos inferiores a 450 euros.

Más en concreto, destacan dos grupos de edad en el conjunto de solicitantes, cuyas edades se encuentran entre 71 y 75 años, y los mayores de 83 años, según los datos que facilita el IASS.

En cuanto a la relación de los mayores con sus familiares, el 70,4% la tenía buena, mientras que el 28% refería mala relación o abandono y un caso evidenció malos tratos el pasado año.

Mayoritariamente, los hijos residían en la misma localidad del solicitante, en un caso residía en otra comunidad autónoma y dos en el extranjero, añade la Memoria.

En cuanto a la situación de los solicitantes, un 38,1% dijo tener sus necesidades cubiertas adecuadamente, mientras que el resto lo describen como insuficiente (35%) o señalan la inexistencia de ayudas o servicios (12,7%). Entre estos últimos, los hay que presentan un gran nivel de dependencia y no disponen de ayuda (2,8% del total).

En cuanto a la disponibilidad de vivienda, se dan los dos extremos: los que cuentan con propia y los que carecen de ella. Son también frecuentes los casos en que se encuentran alojados en residencias cuyo coste excede la pensión que perciben o los que habitan una vivienda propia o cedida, en buenas condiciones, pero con difícil acceso o con importantes barreras arquitectónicas. La menor incidencia de solicitudes se da entre los que viven acogidos en otro domicilio al no disponer de la suya por desahucio, derrumbe...

En cuanto a la valoración en el plano social que se hizo a 71 solicitantes de plaza en 2002, el 43,7% (31) obtuvieron una puntuación adicional por diversas circunstancias agravantes.

En lo que se refiere a los niveles de requerimiento, la mayoría (67,1%) presentan un nivel bajo, mientras que un 28,6% mostraba unos niveles medios. La principal necesidad asistencial viene derivada de una merma en las funciones físicas y actividades básicas de la vida diaria. Asimismo, se establece como perfil el que la patología base responsable de su dependencia tiene "altas probabilidades de ser una demencia en algunos estadios o un proceso degenerativo o traumático del aparato locomotor".

Asimismo, el consumo de recursos de este tipo de pacientes es "medio", en torno a los cincuenta euros por día.