Actualidad
LO ÚLTIMO:
Rescatan a un trabajador atrapado en una pala mecánica en Güímar leer

Irán: balance aterrador

El ministro del Interior, Abdelvahed Musaui Lari, al igual que el presidente Jatamí, reconoció que su país no puede afrontar esta situación con sus propios medios y agradeció la ayuda internacional.
AGENCIAS, Teherán/Madrid
29/dic/03 0:45 AM
Edición impresa

Los equipos de salvamento de 21 países aceleraron ayer sus labores tras rescatar a 1.000 supervivientes de entre los escombros de los edificios derrumbados en la ciudad suroriental de Bam por causa del fuerte terremoto del viernes.

No obstante, este hilo de luz entre tanta tragedia se difuminó cuando se conocieron ayer las cifras fatídicas de aquellas personas que no pudieron superar sus heridas, 2.000, que se añadían al balance de unos 20.000 fallecidos.

Aunque ayer, domingo, se hablaba de 25.000 muertos, con cifras no confirmadas, el ministro del Interior de Irán, Abdelvahed Musaui Lari, no descartaba que ese número inicial pueda incluso duplicarse, según fuentes cercanas a los grupos de rescate que trabajan entre los escombros.

Reconocía, como el presidente Jatamí, la incapacidad del país para hacer frente por sus propios medios a la tragedia descomunal que ocasionó el seísmo, principalmente en la ciudad de Bam.

"No podemos dar ahora una cifra exacta de muertos. Sólo tenemos los cuerpos que han sido recuperados, mientras algunas partes de la ciudad no han sido tocadas hasta el momento", dijo Lari.

También afirmó que "hay pocas esperanzas de encontrar a más supervivientes" y lamentó que más del 70 por ciento de las viviendas en Bam quedaron destruidas y más del 20 por ciento dañadas por el seísmo, de 6.3 grados en la escala Richter. Precisamente, según la agencia de noticias oficial, IRNA, los grupos de salvamento rescataron este fin de semana a 200 personas con vida, y se intensificó la búsqueda con la ayuda de perros adiestrados.

Por otro lado, el propio ministro iraní confirmó que unos 15.000 cadáveres habían sido enterrados ya, con el fin de evitar la aparición de posibles epidemias.

Mientras, miles de residentes de Bam, la ciudad turística situada a unos 1.000 kilómetros al sur de Teherán, pasaron una noche más a la intemperie, algunos de ellos apenas protegidos del intenso frío por mantas, ya que pocos durmieron en campamentos instalados por los equipos de ayuda.

Búsqueda suspendida

Las autoridades iraníes, tras reunirse con el director de la Media Luna Roja iraní y los coordinadores de los equipos de emergencia, decidieron a última hora de ayer que ya "no es necesaria" la presencia de los equipos internacionales de emergencia y que, por tanto, la fase de búsqueda y rescate quedó suspendida, según informó en un comunicado la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU.

El equipo de Coordinación y Asesoramiento para Desastres de la ONU (UNDAC) que se encuentra en Bam y Kerman prevé continuar valorando la situación y las principales necesidades de la población.

Según el ministro de Interior, lo más urgente que se necesita en estos momentos son lonas de plástico para cubrir la ayuda llegada al lugar de la catástrofe, medicinas, tiendas de plástico para acoger a los que se han quedado sin casa, y juegos de cocina, mantas y alimentos, sobre todo arroz, aceite o harina.

El presidente iraní, Mohamed Jatamí, hizo ayer un nuevo llamamiento a los iraníes para que ofrezcan "todo tipo de ayuda posible" a los damnificados por el seísmo, mientras agradecía la ayuda enviada por diferentes países del mundo.

Entre ellos, se sumó Estados Unidos, que tiene rotas las relaciones con Irán desde hace años.