Internacional

Dos atentados se cobran la vida de cuatro personas en Irak

Dos soldados norteamericanos engrosan la lista de bajas estadounidenses, que se elevan a 212 desde que se dio por finalizada la guerra. Durante los ataques de ayer, se contabilizaron, aparte de numerosos heridos, dos niños muertos.
AGENCIAS, Bagdad
29/dic/03 0:45 AM
Edición impresa

Dos niños iraquíes y dos soldados de EEUU murieron ayer en Irak en dos ataques con bombas caseras al paso de convoyes militares, uno en el céntrico y concurrido barrio comercial de Karrada, en el suroeste de Bagdad, y otro en la conflictiva ciudad de Faluya, a 60 kilómetros al oeste de la capital.

Los ataques coincidieron con el anuncio ayer por la mañana de nuevas recompensas por la captura de los antiguos colaboradores de Sadam Husein.

Según testigos, el primer ataque mortal ocurrió sobre las 10:15 hora local (7:15 GMT), cuando un artefacto explosivo escondido, al parecer, en una caja abandonada junto a la acera, estalló al paso de dos vehículos norteamericanos.

La onda expansiva alcanzó a dos niños que andaban por la zona y dejo sus cuerpos inertes tendidos sobre la calzada, junto a los restos del vehículo militar.

Un portavoz militar norteamericano detalló que el soldado muerto en este ataque pertenecía al Segundo Regimiento de la Caballería Acorazada y también resultaron heridos otros cinco policías militares norteamericanos, ocho miembros de la seguridad iraquí y un traductor.

"Hasta el momento se desconoce la gravedad de los heridos", añadió el portavoz, Jason Beck.

El segundo ataque sucedió sobre las 13:00 horas local (10:00 GMT) en el noroeste de Faluya, donde una segunda bomba de fabricación casera estalló al paso de un convoy militar formado por soldados de la 82 División Aerotransportada del Ejército estadounidense.

La explosión también causó heridas a tres militares más, que fueron evacuados en helicópteros e ingresados en un hospital de campaña en Bagdad, sin que se haya revelado su estado.

Las acciones hostiles contra las fuerzas de la coalición no han cesado en Irak pese a la captura, el pasado 13 de diciembre, del ex presidente iraquí Sadam Husein.

Por ello, la Autoridad Provisional de la Coalición decidió ayer aumentar las cantidades que ofrece en recompensa por el apresamiento de los 13 miembros del régimen caído.

Hasta la fecha, la CPA ofrecía 10 millones de dólares sólo por la cabeza de Ezzat Ibrahim al-Duri, antiguo número dos del régimen iraquí y considerado el cerebro que coordina y dirige los ataques contra las fuerzas ocupantes.

Un total de 212 soldados norteamericanos han muerto en acciones de la resistencia.