Dinero y Trabajo
LO ÚLTIMO:
Dimite la ministra de Trabajo británica leer

Los jóvenes necesitan once años de su salario íntegro para pagar una vivienda

Ésta es la conclusión de un estudio que presentó ayer la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes, al tiempo que el vicepresidente y ministro de Economía, Rodrigo Rato, reconocía que la casa en España es "cara". Eso sí, el "número dos" del Gobierno espera una moderación de precios.
EL DÍA/AGENCIAS, Tfe./Madrid
30/dic/03 0:48 AM
Edición impresa

Un joven necesita destinar en España el sueldo íntegro de 11 años ?y hasta el de 18 años, si reside en Madrid? a la compra de un piso de calidad y superficie medias en el mercado libre, frente al promedio de 6,6 años que precisa un trabajador tipo, según un estudio realizado por la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes (FUCI) , que concluye que el "esfuerzo económico" del acceso a la vivienda se ha disparado para todos, pero en el caso de los jóvenes "prácticamente los expulsa del mercado".

Como también tiene que atender a otros gastos, un joven debe invertir 40 años en financiar la compra de un piso si destina a la amortización del crédito hipotecario hasta un 60% de su salario medio mensual, según calculan los autores del estudio. Ninguna institución financiera proporciona, todavía, préstamos de tan largo alcance, ni aconseja "hipotecar" tan elevado porcentaje de los ingresos.

"Hipotecas" a 40 años

Así se explica que apenas llegue al 2,8% la proporción de jóvenes españoles menores de 24 años que, sobre un total que supera los 11 millones, puede emanciparse de sus familias y habitar una vivienda propia. Con carácter general, esta federación de consumidores propone que se libere suelo público por parte de los ayuntamientos y que las autoridades municipales promocionen la rehabilitación de los centros históricos de las ciudades para disponer de abundantes viviendas en alquiler, muchas de ellas con opción a compra.

"Sabemos que hay un sector que puede comprar, porque todos los pisos se venden", argumentó la presidenta de FUCI, Agustina Laguna. "Ahora se trata de hacer accesible la vivienda a los sectores con mayores dificultades, y en particular a los jóvenes, discapacitados y familias de bajas rentas, en estadios próximos a la marginación", explicó. La federación anunció la puesta en marcha de un observatorio de vivienda en el que, a través de encuestas y recogida de testimonios de población afectada por el problema de accesibilidad a la vivienda, se obtenga una radiografía de la situación para trasladárselo al Gobierno "con el fin de que compruebe así que se trata de un problema real".

La principal aportación del estudio de FUCI es el análisis de la accesibilidad de los jóvenes a la vivienda según la comunidad autónoma de residencia. Este trabajo intenta encontrar razones a las tasas de emancipación, y las encuentra en la combinación del mercado laboral y el precio de la vivienda, con su resultante de acceso al mercado.

Por autonomías, cabe destacar que en Andalucía el precio medio de la vivienda de mercado es un 55% superior al máximo que puede soportar un joven solo, pero asequible para un hogar joven. En esta comunidad influyen negativamente el bajo nivel de ocupación y de contratos indefinidos y la alta proporción de desempleados.

Las condiciones de acceso a la vivienda son relativamente más favorables para los jóvenes aragoneses, con una accesibilidad media de los hogares constituidos del 28%. Aragón tiene altas tasas de ocupación y contratos indefinidos y, en consecuencia, de emancipación (37,8%).

Asturias tiene pocos hogares jóvenes, pero el problema no es en este caso el acceso a la vivienda, sino una dura realidad laboral (24,5% de contratos indefinidos). El coste del acceso a la vivienda libre es bastante inferior a la media española y la accesibilidad media está por debajo del 33% para los hogares jóvenes en todos los tramos de edad.

Por lo que a las islas respecta, Baleares, que tiene una alta proporción de hogares jóvenes y fuerte nivel de emancipación, registra uno de los costes de acceso al mercado de la vivienda más elevados de España: 76,5% para un joven solo y 42,7% para el hogar medio formado por jóvenes. Le salva un nivel de ocupados récord, del orden del 70,6%. La accesibilidad al mercado de los jóvenes canarios es peor que la media española (65,3%), mientras la de los hogares de esta comunidad resulta sensiblemente mejor (30,4%).

La situación del acceso a la vivienda en Castilla-La Mancha está entre las más favorables de España. El joven solo compromete el 36,9% de sus ingresos, y el hogar joven se queda en el 19,2%. Así, ocurre que la tasa de emancipación de la comunidad alcanza el 37,8%.

El coste del acceso a la vivienda resulta especialmente duro para los jóvenes en Cataluña, donde unas condiciones laborales más favorables se ven afectadas por el precio medio de las viviendas superior en el 28% a la media. Para ningún tramo de edad, ni el joven solo ni el hogar joven, pueden comprarse una casa sin comprometer al menos el 40% de los ingresos.

Accesibilidad

En Extremadura, tener las viviendas más baratas de España hace posible superar los obstáculos de un mercado laboral endurecido. Así ocurre que los hogares jóvenes comprometen el 17,2% de sus ingresos, y los jóvenes solos el 30,6%.

Galicia se caracteriza por el retraso en la emancipación, con apenas el 11,5% de hogares jóvenes. Tiene condiciones laborales débiles y precios de la vivienda que se sitúan entre los más bajos de España. Por todo ello, la accesibilidad a la vivienda resulta relativamente favorable, con el 21,3% para los hogares jóvenes y el 43,8% para los jóvenes solos.

Madrid presenta el precio de la vivienda más alto de España, lo que condiciona el retraso de la emancipación de los jóvenes, porque el mercado laboral supera ligeramente la media española. La accesibilidad media se dispara al 56,1% de los ingresos en los hogares jóvenes y al 88,1% para los jóvenes solos.

En Murcia, con un precio medio de la vivienda libre entre los más bajos de España, y condiciones laborales sensiblemente peores, la accesibilidad de los hogares jóvenes es soportable (23,3%), pero la decisión de emancipación se ve postergada.

Entre tanto, Rodrigo Rato reconoció ayer que la vivienda en España es "cara", pero dio por hecho que en meses sucesivos "veremos una moderación" en los precios y negó que en la actualidad exista una burbuja inmobiliaria. En una entrevista con "La Razón", Rato asegura que la situación actual "no es una burbuja", pero reconoce que la vivienda en España "es cara, pero mejor que hace diez años", con un precio que "se acelera demasiado deprisa", puesto que "subidas del 14% o el 15% no son positivas". "En los próximos años, hay que profundizar en el alquiler como alternativa para los que acaban de llegar al mercado laboral", insistió el vicepresidente y ministro de Economía.