Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Ryanair cancela 190 vuelos este viernes por la huelga europea de tripulantes de cabina leer

La Laguna pierde habitantes

Según las cifras del padrón de 2002, Aguere perdió 260 vecinos respecto a 2001 y Santa Cruz sumaba 2.600 pobladores, mientras la dinámica demográfica del sur de la Isla crecía exponencialmente.
S. LOJENDIO, S/C de Tenerife
30/dic/03 12:24 PM
Edición impresa

Según las cifras oficiales del padrón a fecha 1 de enero de 2003, hechas públicas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), Tenerife sigue siendo la Isla más poblada del Archipiélago, contabilizando una población de derecho en el año 2002 que se sitúa en 799.899 habitantes, lo que representa un incremento de 21.818 nuevos vecinos respecto a 2001.

Sin embargo, esta "hegemonía" no es consecuencia directa del trasiego humano que hipotéticamente podrían generar las dos grandes ciudades de la Isla, Santa Cruz y La Laguna. La causa de tal "jerarquía" hay que buscarla, por el contrario, en esa dinámica demográfica creciente que se ha instalado en los municipios del Suroeste y en el área residencial de núcleos como Candelaria o El Rosario.

En el padrón de 2002, La Laguna figura, junto a los municipios de Arafo y El Tanque, entre los lugares que sufrieron pérdida de población con respecto a los valores del año anterior, y aunque el descenso de Aguere no sea especialmente sensible, 260 vecinos (un 0,1 por ciento sobre un total de 135.000 habitantes), sí llama la atención que un núcleo considerado polo de atracción de flujos humanos haya visto cómo se rebajaba el número de sus habitantes en una coyuntura de crecimiento generalizado.

Este aparente despoblamiento podría obedecer a problemas de ajustes en el recuento del padrón. Ahora bien, los datos del INE sobre variaciones residenciales establecen que, a lo largo de 2002, 4.167 laguneros decidieron hacer las maletas, mientras se residenciaron en el municipio 3.860 personas, de lo que resulta un balance negativo de 307 habitantes.

Tampoco Santa Cruz, con 2.600 registros, contribuye a sostener la hegemonía de la conurbación capitalina, cuyo liderazgo demográfico decrece en beneficio del desarrollo de nuevos asentamientos.

La fachada suroeste

Los municipios del suroeste siguen experimentando un crecimiento exponencial de la población. Baste el ejemplo de Arona, que acogió en un solo año a 4.900 nuevos vecinos, lo que representa casi la población total de municipios como Arafo, La Guancha o San Juan de la Rambla, y que además estuvo cerca de doblar los registros que en 2002 sumó Santa Cruz.

El municipio de Adeje, que atrajo a 3.000 nuevos pobladores, o los porcentajes relativos de núcleos como San Miguel, Granadilla o Guía evidencian este acusado comportamiento, que convierte a la fachada suroeste en polo de atracción de los flujos humanos.

También resulta sintomático los niveles que han alcanzado Candelaria y El Rosario en el padrón de 2002. Con una clara política de promoción inmobiliaria, estos municipios residenciales se sitúan en valores de crecimiento similares a los de las áreas turísticas.

Por lo que respecta a la fachada norte, destaca el repunte de Icod y del Puerto de la Cruz, el equilibrio de La Orotava, Los Realejos y Los Silos, y el estrangulamiento que sufre la Isla Baja.