Tenerife Sur
GRANADILLA DE ABONA

El convento San Luis Obispo, del siglo XVII, reabierto ayer para uso cultural

El inmueble "forma parte de la génesis e historia" del municipio y los trabajos para su reconstrucción se han realizado durante varios años, según recordó el alcalde, Jaime González Cejas, mientras que el consejero insular de Cultura, Miguel Delgado, destacó que albergará la biblioteca municipal.
EL DÍA, Granadilla de Abona
5/jun/04 20:02 PM
Edición impresa

El convento franciscano San Luis Obispo de Granadilla de Abona fue inaugurado oficialmente ayer tras culminar su rehabilitación, obras que han reconvertido el inmueble en centro cultural del municipio. El acto fue presidido por el alcalde granadillero, Jaime González Cejas, y contó con la asistencia del consejero de Cultura del Cabildo de Tenerife, Miguel Delgado; el alcalde de Guía de Isora, Pedro Martín; miembros de la corporación y representantes de la sociedad granadillera, cuyo presidente explicó que el convento "forma parte de la historia, cuna y génesis de Granadilla de Abona" y destacó el hecho de que, "gracias a un convenio con el Obispado, se permitirá su uso civil como centro cultural".

La edificación sufrió un incendio el 3 de febrero de 1963 a consecuencia del cual se produjo su derrumbe y el fallecimiento de quienes serán recordados siempre con la colocación de una placa.

El arquitecto encargado de la obra, Sebastián Matías Delgado, recordó que "el convento representa la historia de Granadilla de Abona", asegurando que "Tenerife contaba con 35 conventos, estando en el de Granadilla ocho frailes en un inmueble estructurado en torno a un patio".

Por su parte, el consejero del Cabildo, Miguel Delgado, indicó que las obras de restauración forman parte del Plan Insular de Patrimonio Histórico, permitiendo los trabajos la recuperación del edificio, que tendrá un uso cultural al acoger, entre otros espacios, la biblioteca municipal de Granadilla de Abona.

La última fase de las obras incluyó la reconstrucción de los soportes del claustro y la cimentación que los enlaza, así como la de todo el entramado de pisos de madera de las dependencias interiores, del claustro principal y de la galería del segundo patio.

Los trabajos de restauración han permitido la reconstrucción de la totalidad de los elementos de cerramiento en madera y la recuperación de la estructura original, incluyéndose huecos cegados, la puerta de entrada al convento y la clausura de otros huecos que fueron abiertos en los dos últimos siglos, en los que el edificio funcionó como ayuntamiento.

La historia

La primera piedra del convento fue colocada por los padres franciscanos en 1665. El primer incendió que sufrió se produjo durante la noche del 3 de enero de 1745, reedificándose años después en su actual emplazamiento. Con la desamortización de Mendizábal, en 1836, pasó a manos civiles, siendo utilizado como cuartel, dependencia administrativa y calabozo.

La Real Academia de las Bellas Artes de San Francisco emitió en febrero de 1980 un informe proponiendo la calificación de Monumento Histórico Artístico para todo el conjunto, siendo oficialmente declarado como tal mediante decreto publicado el 20 de diciembre de 1985 en el Boletín Oficial de la Comunidad Autónoma de Canarias.

Durante 1990 se restauraron las cubiertas, como primera fase de un proyecto de rehabilitación encargado por el Ayuntamiento de Granadilla de Abona al arquitecto Sebastián Matías Delgado, que afectaba a todo el inmueble, aunque en el verano de 1991 tuvo lugar el último de los incendios registrados, el cual ocasionó daños en la totalidad de la parte de propiedad pública del edificio del convento, salvándose la iglesia.

GRANADILLA DE ABONA