Vivir

Caldera afirma que no habrá ningún traslado más desde Canarias sin garantías

Tras el Consejo de Ministros de ayer, Caldera recordó que los vuelos comenzaron en 2002 para aliviar la presión migratoria sobre Canarias procedente de los países subsaharianos. El plan incluye una red de plazas de acogida temporal y la creación de una comisión mixta de seguimiento.
EFE, Madrid
29/ene/05 1:31 AM
Edición impresa

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, aseguró ayer que no se procederá a realizar ningún traslado más de inmigrantes de Canarias a la Península "sin la garantía" de que recibirán una "atención adecuada", y admitió que el Gobierno no está satisfecho "en el modo en que se han realizado" esos viajes.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el ministro recordaron que los vuelos comenzaron en 2002, en la etapa de Gobierno del PP, para abordar la presión migratoria sobre Canarias, procedente de los países subsaharianos.

Para lograr una mayor coordinación con las comunidades receptoras de inmigrantes, el Gobierno aprobó ayer el Plan de Traslados para desplazados de Canarias a la Península, un colectivo que en 2004 sumó en torno a las 6.000 personas.

El Plan incluye una red de plazas de acogida temporal, la creación de una comisión mixta de seguimiento del Plan -integrada por la Administración General del Estado y las CCAA interesadas- y la implantación de un protocolo de actuación conjunta de los ministerios de Trabajo y Asuntos Sociales e Interior.

Tras señalar que el Ejecutivo "no está satisfecho con el modo en que se han realizado" los vuelos y considerar "razonables" las críticas vertidas en los últimos días por este asunto, Caldera informó de que otro de los ejes del Plan será la extensión de los convenios de readmisión con los países subsaharianos.

Aseguró que Marruecos está aceptando a sus compatriotas repatriados por España, pero no readmite a los ciudadanos subsaharianos "lo que hay que entender porque es un país de tránsito".

A partir de la aprobación del plan de traslados, garantizó el ministro, los desplazamientos "se harán con la máxima transparencia" y las CCAA de acogida de inmigrantes -sobre todo Valencia y Murcia- recibirán toda la información "con antelación".

Una comisión mixta facilitará a las comunidades autónomas de destino de los vuelos información periódica y con antelación para prever los recursos necesarios de acogida.

Además, habrá un programa de acogida a inmigrantes en situación de vulnerabilidad para atender situaciones coyunturales de llegada de inmigrantes en condiciones de inseguridad y carencia de medios de subsistencia, agregó el ministro.

Dicho programa contempla una red de plazas de acogida temporal y, además, se proporcionará a las personas que lo precisen alojamiento temporal, ropa, alimentos, asistencia sanitaria, información y orientación básica.

Una vez atendidas las necesidades más inmediatas, se prevé el análisis individualizado de cada caso y una orientación personalizada para identificar el itinerario más adecuado para esa persona.

Tal y como adelantó ayer Consuelo Rumí, el ministro informó de que se intentará ampliar en los próximos meses el número de países con los que es posible suscribir convenios de readmisión, sobre todo de los que sale la mayor parte de la inmigración clandestina.

En la actualidad existen acuerdos con Argelia, Guinea Bissau, Marruecos, Mauritania y con Nigeria, aunque en el caso de este último país su "aplicación no está vigente" en estos momentos.

Según Caldera, en vías de negociación se encuentran los convenios con Camerún, Gambia, Ghana, Guinea Conakry, Mali y Senegal.