Tenerife

EN ALTA TENSIÓN

La línea de alta tensión de 220 Kw. entre Granadilla y Guía de Isora comenzó su tramitación en 1987
8/ene/06 20:46 PM
Edición impresa

La línea de alta tensión de 220 Kw. entre Granadilla y Guía de Isora comenzó su tramitación en 1987 . Un estudio de Unelco planteaba la necesidad de responder a las perspectivas de incremento de la demanda y a los requerimientos de producción de agua por desalación. En 1989 , estos objetivos se recogieron en el Plan Energético de Canarias (PECAN).

Una comisión técnica constituida en noviembre de 1998 procedió a estudiar diez trazados y finalmente optó por la conocida como "línea de Vilaflor", que aprobó la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente (Cotmac) el 1 de julio de 1999 , aunque no sería hasta el 16 de marzo de 2000 cuando una resolución del Gobierno de Canarias autorizó definitivamente el tendido.

Después de varios contenciosos interpuestos por los ayuntamientos de Vilaflor y Granadilla, en septiembre de 2002 se inició el proceso de expropiación y la urgente ocupación de los bienes y derechos afectados por la línea y, ese mismo mes, el Sur sufrió un primer apagón achacable, según se dijo, a un exceso de demanda.

El 28 de octubre , tras el cambio horario y debido a la saturación de las líneas, Unelco aplicó cortes selectivos y un día después la Dirección General de Industria y Energía abrió un expediente para determinar la legalidad de esta medida.

El 4 de noviembre , el pleno del Ayuntamiento de Vilaflor convocaba a la ciudadanía a manifestarse en contra del tendido eléctrico. La multitudinaria respuesta de aquel 23 de noviembre de 2002 desembocó en la renuncia del Gobierno a ejecutar el trazado previsto, que quedó definitivamente descartado.

Como solución transitoria, en octubre de 2003 comenzaron a funcionar dos turbinas en la subestación de Oroteanda, en Arona, y el 23 de diciembre , el presidente del Gobierno, Adán Martín, se reunía con las alcaldes del Sur para consensuar una alternativa que se dio a conocer el 14 de enero de 2004 . El nuevo trazado discurría por las medianías, pero nacía condenado. En febrero, los alcaldes de Arona, San Miguel y Vilaflor se apoyaron en un estudio de un grupo de expertos y solicitaron una línea fuera paralela a la autopista.

El 28 de julio , Adán Martín presentó la última alternativa, producto "de año y medio de intenso trabajo técnico y político", dijo. El documento recoge la implicación del Gobierno de Canarias, Cabildo, ayuntamientos del Sur, Unelco y Red Eléctrica de España respecto a un tendido aéreo que partiendo de Granadilla, discurrirá paralelo a la autopista hasta el barranco del Rey, para ascender hasta la subestación de El Vallito, en Adeje.