Vivir
JOSÉ SANTOS PUERTO *

La universidad tricentenaria ( I )

6/oct/06 18:18 PM
Edición impresa

He leído con detenimiento el trabajo de Antonio Cubillo, aparecido en La Prensa, Suplemento semanal de EL DÍA, el sábado 23 de septiembre en relación con la fecha de creación de la Universidad de La Laguna, y debo decir que aunque no comparto algunas de sus interpretaciones y noticias, en líneas generales estoy de acuerdo con el fondo del planteamiento de Cubillo: la Universidad de La Laguna no se creó en 1792 sino mucho antes.

Eso quedó bien explicado en el Real Decreto de 15 de septiembre de 1816, por el que Fernando VII mandaba establecer la Real Universidad de San Fernando en la Ciudad de La Laguna, que yo recojo aquí por extenso y a la letra, de acuerdo con la copia impresa que mandaron realizar en marzo de 1817 el Marqués de Villanueva del Prado y Pedro Bencomo, a quienes el rey encargó el establecimiento de la Universidad, la recaudación de los arbitrios necesarios, la disposición el edificio y la elaboración del plan de estudios hasta que los jesuitas se hiciesen cargo de ella, como establecía Fernando VII en su decreto.

"Enterado de que por Real Cédula fecha en San Ildefonso a 7 de octubre de 1742 se concedió el pase a un de Bula del Santo Padre Clemente XI, expedida en 4 de junio de 1701 para que se erigiese una Universidad en la Ciudad de La Laguna, Capital de la Isla de Tenerife una de las Canarias, como se verificó; y que por otra fecha en San Ildefonso a 4 de agosto de 1743, se mandó que dicha Bula corriese lisa y llanamente sin la calidad de por ahora con que estaba coartada; que por otra Real Cédula fecha en Aranjuez a 18 de junio de 1744, se concedió también el pase a un Breve de ampliación y extensión expedido en 27 de marzo del mismo año a favor de dicha Universidad, la que después se extinguió con grave daño de aquella provincia, por lo cual mi augusto padre por su Real Decreto de 11 de marzo de 1792, mandó establecer una Universidad en la misma Isla y pueblo que la había tenido anteriormente; y que esta Real Determinación fue confirmada por otras dos soberanas resoluciones, en que se mandó llevar a efecto lo decretado sin que se haya verificado hasta ahora. Y convencido de los perjuicios que por falta de educación en letras y costumbres sufren los naturales de las Islas Canarias, que por la distancia no pueden aprovecharse de los estudios establecidos en la Península, y que son dignos de mi soberana atención y gracias por su constante fidelidad, de que han dado repetidas pruebas; y persuadido de los justos motivos y graves fundamentos con que mis augustos progenitores han querido siempre que se estableciera la Universidad en la Ciudad de La Laguna, y especialmente en atención a estar la Isla de Tenerife colocada en medio de las otras, siendo además la principal de todas por su cultivo, población y comercio, y teniendo su capital todas las proporciones y ventajas que para ello se pueden desear; he venido en resolver se establezca en la Ciudad de San Cristóbal de La Laguna, capital de la Isla de Tenerife, una Universidad con los mismos privilegios, exenciones y prerrogativas que gozan las demás Universidades de estos reinos, y que dicha Universidad se denomine y llame la Universidad de San Fernando, de la que es mi voluntad sea protector mi caro hermano el infante D. Carlos. Así mismo he resuelto que sirvan para su establecimiento y dotación todos los arbitrios que le fueron aplicados por el R. D. de 11 de marzo de 1792".

Puede sorprender que habiendo afirmado Fernando VII que su padre mandó establecer una Universidad "en la misma Isla y pueblo que la había tenido anteriormente" Cubillo haya tenido que gastar papel y tinta para quejarse de lo que es obvio a los ojos de la historia: la creación de la Universidad de La Laguna fue anterior a 1792. Digo que es obvio para la historia, pero eso no significa que lo tenga que ser para los políticos, que descaradamente usan la historia a su capricho y conveniencia, en muchos casos con la vergonzosa aquiescencia de quienes debemos alzar la voz para que eso no ocurra, como se queja -y también aquí con razón- el propio Cubillo. Así que, aunque tarde, yo también levanto la voz para decir que la Universidad de La Laguna no cumple sus años los días 11 de marzo, ni sus centenarios los años de 92. Y también para señalar el grave error que figura en la breve reseña histórica del portal de la Universidad, que hasta ahora yo no me había parado a leer.

* Profesor titular de Historia de la Educación

jpuerto@ull.es

JOSÉ SANTOS PUERTO *