Tenerife Sur
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Acuerdo entre sindicatos y Correos que desconvoca las huelgas en Navidades leer
GRANADILLA

Un camión a la carta

Desde hace 8 años, la empresa Grasaica desarrolla en San Isidro prototipos de vehículos para labores específicas en los aeropuertos. Alicante, Madrid, Ibiza y Tolousse son algunos de los lugares donde se pueden encontrar.
A.M/J.A.M., San Isidro
31/ago/08 1:00 AM
Edición impresa

Desde hace 8 años, la empresa Grasaica S.L., ubicada en San Isidro, está especializada en la construcción de camiones por encargo. Juan Manuel González y su padre fueron los artífices de una iniciativa que ha llevado sus productos a multitud de puntos de la geografía mundial.

"La idea que nos surgió era la de fabricar un vehículo con una patente nuestra y nos pusimos manos a la obra para elaborar el primer prototipo", explica Juan Manuel González, un hombre de carácter afable quien, desde su sencillez, manifiesta que "nos salió bien y actualmente se pueden encontrar varios de nuestros vehículos en los aeropuertos".

Los recintos aeroportuarios de Alicante, Madrid, Ibiza y Tolousse son algunos de los lugares donde se pueden encontrar esos vehículos surgidos de Grasaica, cuya peculiaridad es "que cumplen una serie de requisitos especiales para desarrollar una labor concreta y que están preparados de forma diferente a como son en un principio".

En estos días, el último de los prototipos, "un modelo diferente a todos los anteriores", ha salido para Bilbao. "Los propietarios de la empresa de catering habían visto nuestros productos con anterioridad y nos encargaron este nuevo modelo".

Se trata de un camión cuyas características son la de "un vehículo ligero de 3.500 kilogramos, de 500 kilogramos de carga útil y con una rampa de 1,45 metros que permite aproximarse muy bajito al avión, lo que facilita la carga. También cuenta con equipo refrigerado, sensores de aproximación al avión, cámaras de visión y un sistema de estabilización novedoso". En total han tardado algo más de medio año en construir totalmente este camión.

Sin apoyos

En un momento como el actual, de crisis económica y en el que los políticos aluden a la necesidad de diversificar la economía, una actividad industrial como la que lleva a cabo Grasaica no encuentra respaldo en las administraciones. Desde la empresa aseguran que "el apoyo de las instituciones no existe y, además, hay que sumar los costes que nos supone encontrarnos tan lejos de la Península, con lo que sacar adelante este tipo de iniciativas conlleva un sobreesfuerzo por nuestra parte".

Por el momento, unos 25 modelos han salido del taller de Juan Manuel González y su padre, cuyo objetivo es seguir adelante en la búsqueda de nuevos prototipos. "Ahora estamos terminando otro modelo que esperamos salga al mercado en breve", comentan.

La idea principal, explica González, es "ofrecer un producto diferenciado, un modelo que en el mercado sea imposible encontrar y que se adapte a unas necesidades concretas, de tal manera que se puedan utilizar para un objetivo específico y que puedan realizar maniobras especiales que de otro modo serían imposibles".

UN EJEMPLO

Una experiencia de 25 años

Juan Manuel y Ana Isabel González Villalba, hijos del fundador, Juan González, sostienen una empresa que lleva un cuarto de siglo trabajando e innovando en el mundo del motor. Una de sus "obras" más destacadas y de mayor repercusión fue convertir un camión "trailer" en una nave industrial de 500 metros cuadrados. Lo hicieron en 2004 y con ello se posibilitó la creación de una nave industrial móvil que surge de lo que inicialmente es un contenedor de dimensiones normales. La misma incluye no sólo el espacio para realizar la actividad propia de cualquier empresa, sino que se dota de oficina, aseos, cocinas y hasta una zona de descanso. Juan Manuel González entiende que ha sido "un reto y un esfuerzo personal, de la familia y de nuestros trabajadores", pero se muestra satisfecho del resultado obtenido, ya que "lo hemos conseguido". Grasaica S.L. es experta en servicios a gran escala. De hecho, ha fabricado vehículos especiales inexistentes en el mercado mundial como un camión para cátering de 3.500 kilos ya suministrados a diferentes centros que la compañía Eurest tiene en los aeropuertos de Ibiza, Mallorca, Alicante, Madrid y todo el Archipiélago canario. Aunque reconoce que los tiempos no son fáciles, espera poder continuar la actividad con éxito.

GRANADILLA