La Laguna

Taco, 85 años de evolución social y urbanística

Las primeras referencias históricas que se tienen datan de 1927 y están referidas a la concesión de dos licencias para construir viviendas. En 1948 comienza a desarrollarse su actividad industrial con la aparición de la fábrica de ladrillos, material con el que más tarde se construyó la Unión Azufrera.
D. BARBUZANO, La Laguna
10/ene/12 1:21 AM
Edición impresa

Según documentos del Archivo Municipal de La Laguna, el barrio de Taco cumple 85 años desde que en 1927 se concedieron dos licencias para construir viviendas a nombre de Juan Martín Hernández y Domingo Batista.

En los Apuntes para la Historia de Taco, con textos de Julio Torres, se habla de que en la citada época la población del barrio era tan reducida que ni siquiera existen datos censales sobre la misma.

Cuando pasaron más de dos décadas, comenzó a desarrollarse una incipiente actividad industrial, como en 1948, en que Diego Luz solicitó licencia para la instalación de la Ladrillera Ltd, con proyecto del arquitecto Enrique Ruméu de Armas.

Dicha empresa produciría los ladrillos para poder construir al año siguiente los hornos y chimenea de la refinería de azufre Unión Azufrera, S.A.

En 1949 también aparecieron las primeras licencias para salones comerciales, concedidas a Isidoro Hernández García, en la carretera provincial 822 Santa Cruz-Guía de Isora, kilómetro 9.

En el mes de marzo de 1950 se produjo un acontecimiento relevante para el futuro desarrollo de Taco, ya que el entonces gobernador civil, Luis Rosón, presentó el proyecto para la construcción de la barriada de San Luis Gonzaga, inscrita en el Plan Nacional de la Vivienda, auspiciado por la obra social del Movimiento.

Tres años después, el 12 de octubre, se entregaron las nuevas viviendas a los adjudicatarios. En esta época se produce la consolidación del régimen franquista, durante el cual tuvo lugar la explosión poblacional en Taco.

Taco también recibió la corriente inmigratoria peninsular, ligada al aumento de los servicios públicos.

Los estudiosos López-Molina, Luis Méndez, Pérez González y Sánchez Pérez señalan que "una de las características poblacionales del municipio de La Laguna a partir de 1950 fue la creciente importancia que cobra el desarrollo de los núcleos de Taco y La Cuesta, debido a la búsqueda de suelo más barato para edificar -favorecido por la mejora en el transporte público, que disminuye las distancias- y a la consolidación de una zona industrial en Taco, que favorece la corriente migratoria desde otras islas".

Según estos autores, en este periodo La Laguna multiplicó su población en un 4,62%, destacando el periodo comprendido entre 1969 y 1981, momento en que la población se multiplicó por dos. Este crecimiento se explica por el desarrollo de Taco y La Laguna, principalmente a lo largo de la carretera Santa Cruz-La Laguna, generándose un área metropolitana que engloba ambos municipios.

La iglesia de San Luis Gonzaga se llamó en el pasado la capilla de Las Palmeras, donde se veneraba al Cristo de la Montaña. En 1940, el obispo fray Albino Menéndez Reigada bendice esta capilla que, con rango de ermita, pasó a llamarse ermita de San Albino.

El crecimiento urbanístico y poblacional de Taco apareció ligado a la figura de San Luis Gonzaga, copatrón del barrio.

Personajes populares

Muchos vecinos de Taco ocupan un lugar destacado en la Historia de Canarias, como es el caso del luchador José María González Luis (Parri II) y los boxeadores Miguel Velázquez Torres (Velázquez) y Juan Albornoz Hernández (Sombrita).

Del mundo del fútbol sobresale Juan Francisco Rodríguez Herrera (Juanito), que llegó a Primera División militando en el Zaragoza, Atlético de Madrid y Extremadura. El 15 de noviembre de 1989 debutó con la Selección Española frente a Hungría.

Del folclore musical canario destaca África Alonso, que fue fundadora, junto a los conocidos Parranda, de la rondalla Bincheni de Taco, que tanto éxitos ha conseguido. Su voz está escrita con oro dentro del acontecer histórico canario.