Criterios
LO ÚLTIMO:

Chaparrones el fin de semana

VIERNES, 30 DE MARZO DE 2012 01:24
Edición impresa .

SI FUERA cierta una predicción meteorológica de ese tipo, la noticia sería extraordinariamente bien recibida en Canarias. Qué bien nos venían un par de borrasquitas, bien cargaditas. La llegada de frentes que produjeran precipitaciones causaría una enorme alegría ya no solo entre nuestra gente del campo sino en la población en general. En estos momentos de sensibilización para la sobrevivencia miramos al cielo como nuestros antepasados. Sabemos que en su justa medida la lluvia, el agua, es la fuente de riqueza que nutre las sedientas superficies. Nos hace tanta falta como el comer. "Que llueva, que llueva, la Virgen de la Cueva". Secos como la mojama, hace mucho tiempo que no veíamos cosa parecida; algunos cultivos como la papa difícilmente se van a recuperar para las próximas cosechas. Los embalses y los acuíferos subterráneos se empequeñecen.

Pero muy a mi pesar no me refiero en el titulo de la columna a estos chaparrones, sino a los chaparrones de renovada austeridad que se nos vienen encima con la divulgación de los Presupuestos Generales del Estado que ha elaborado el nuevo Gobierno ante la necesidad de cumplir y parecer serios, ante nosotros mismos, ante Europa y ante el mundo. El déficit hay que cortarlo de cuajo, ya, y en esta nueva vuelta de tuerca se calculan 55.000 millones de euros.

Un diluvio. El caso es que siempre se mojan los mismos, los altos y los bajos, los flacos y las gordos, los guapos y los feos -Canarias ya sabemos que sueña con llegar a las medias europeas o españolas en lo bueno, por ejemplo en financiación estatal o sueldos; y con no ser la última en lo malo, por ejemplo en paro o pobreza-, los pringados, los asalariados, los autónomos, los que dependen de las pymes, todos los que indiscriminadamente pagan los impuestos indirectos o perciben rentas del trabajo. Empapaditos perdidos antes de estos nuevos chaparrones, calados hasta los huesos. A los que tiene, digo yo, que caerles líquido encima es a los grandes coladeros y a las más significadas acumulaciones nacionales, multinacionales o cadenas.

Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) aseguran que las grandes empresas pagan de media hasta cinco puntos porcentuales menos por el Impuesto de Sociedades que las pymes por las "excesivas facilidades" para "minimizar e incluso eludir el pago de sus obligaciones fiscales". Gestha, que califica esta situación de "injusta", alerta de que las grandes empresas cruzan muchas veces "la delgada línea roja que existe entre la elusión -uso abusivo de los instrumentos legales disponibles- y la evasión de impuestos". Así pues, las "múltiples vías de escape" que toman las grandes empresas les permiten reducir el tipo nominal del 30% hasta el 17%, lo que supone una tributación incluso inferior a la de buena parte de sus empleados en el IRPF.

"Esto crea una evidente desigualdad fiscal frente a la carga del 22% de gran parte de las microempresas y el 20% de las pequeñas empresas (pese a partir de un tipo nominal inferior del 25%), o a la carga del 19% que rondan las empresas de mediano tamaño". Un estudio de las 105 mayores entidades de crédito refleja que el tipo medio que pagan es del 16,08%, casi seis puntos menos que las microempresas. A esta brecha fiscal hay que sumar los múltiples casos de "conflicto en la aplicación de la ley tributaria" en los que personas con grandes fortunas crean sociedades ex profeso para reducir cargas impositivas.

Los técnicos de Hacienda proponen que, antes de la aprobación de los Presupuestos para 2012, se cree un nuevo tipo impositivo del 35% para bases imponibles a partir del millón de euros de beneficios, de tal forma que el tipo nominal se mantenga en el 30%. Esta medida por sí sola permitiría recaudar 13.900 millones de euros adicionales cada ejercicio fiscal, reduciendo las diferencias con el tipo efectivo con las microempresas y pymes. Por otro lado, y a fin de reducir los abusos, conflictos y fraudes, el colectivo reclama la supresión de figuras como las entidades de tenencia de valores extranjeros (Etves), limitar la participación máxima en las Sicav, revisar la tributación de las sociedades patrimoniales y de las unipersonales e investigar posibles abusos y fraudes en las empresas de mayor dimensión, dado que actualmente ellos están "limitados" a la investigación de autónomos y muy pequeñas empresas, con ventas por debajo de 5,7 millones de euros.

infburg@yahoo.es

 Última hora:

 Últimas galerías:

Comparte este artículo

Cargando...

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

© Editorial Leoncio Rodríguez, S.A. |Aviso legal | Mapa del sitio | Publicación digital controlada por OJD

eldia.es Dirección web de la noticia: