La Laguna
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Detenido un hombre como presunto autor de la muerte de Laura Luelmo leer

La Laguna cuenta con 320 vecinos que viven en caseríos de Anaga

El núcleo más poblado de las montañas, con 200 habitantes, es Las Carboneras, seguido de El Batán con 50. El caserío con menor número de habitantes es Bejía, con 10.
Domingo Barbuzano, La Laguna
14/ene/13 1:35 AM
Edición impresa

La población de La Laguna en los caseríos de Anaga es de 320 personas, según ha informado el concejal delegado del área, Miguel Ángel González, que valoró lo que significa la vida en las montañas, no solo por la lejanía de la ciudad sino por unas carencias infraestructurales que el grupo de gobierno ha ido mejorando, guiado por el objetivo de que los habitantes de esta zona estén en igualdad de condiciones en lo que respecta a una calidad de vida óptima.

El caserío más poblado es el de Las Carboneras, con 200 habitantes, seguido de El Batán (50), El Río-Cabeza de Toro (40), Chinamada (20) y Bejía que es el que presenta la población más baja con 10 residentes.

El concejal Miguel Ángel González destacó que "Anaga es un lugar muy importante de nuestro municipio con unos valores naturales y culturales y unos paisajes de gran belleza, fruto de la coexistencia de los vecinos y la naturaleza de un territorio agreste".

La parte de Anaga integrada en el municipio lagunero es una de las principales áreas de esparcimiento de La Laguna y representa un gran atractivo. Por ello, Miguel Ángel González precisa que "es un atractivo turístico para ayudar a preservar su población y su cultura y mejorar sus condiciones de vida".

Entre obras realizadas en Anaga cabe destacar las de El Batán con trabajos de construcción de muros de piedra, o las de Las Carboneras de jardinería, albañilería y limpieza, y la remodelación de la plaza.

La actuación más relevante fue en el caserío más antiguo que es Chinamada que data de 1497, con la apertura de la pista de acceso, la construcción de una plaza y una iglesia, hasta que en 2004 el Ayuntamiento de La Laguna y el Cabildo de Tenerife lo dotó de alumbrado público, con gran mejora de la vida de los vecinos.