Internacional
PORTUGAL

El socio minoritario del Gobierno luso lanza duras críticas a la troika

Lisboa, EFE
5/may/13 21:48 PM
eldia.es

Lisboa, EFE Los democristianos del CDS-PP, el partido minoritario que garantiza la estabilidad del Gobierno luso, lanzaron duras críticas a la troika por el doble discurso que mantienen los organismos internacionales que prestan su ayuda financiera al país.

En su primera intervención después del anuncio de nuevas medidas de austeridad realizado por el Ejecutivo el pasado viernes, el ministro de Exteriores luso y líder del CDS-PP, Paulo Portas, se reafirmó hoy en su apoyo a la coalición gubernamental y reprochó a la UE y al Fondo Monetario Internacional su falta de flexibilidad.

Portas admitió que se siente "perplejo" cuando algún responsable de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo o el FMI "habla de poner límites a la austeridad y avanzar urgentemente con políticas de crecimiento" que después sin embargo no aplican los técnicos de estos mismos organismos encargados de controlar el cumplimiento del programa de ajustes acordado con Portugal a cambio de su rescate.

En este sentido, recordó que su partido ya consideró hace meses que colocar el objetivo de reducción del déficit público en el 4 % del PIB para 2014, como hizo la troika, es difícilmente alcanzable.

"Es verdad que el esfuerzo de Portugal ya nos ha permitido tener mejores condiciones que las iniciales en materia de déficit y también disponer de más tiempo para reembolsar el dinero que nos prestaron, pero defendemos objetivos más realistas", explico.

En su opinión, la declaración de intenciones de los responsables de la UE y el FMI "debe reflejarse también en los equipos que dirigen", entre ellos el que fiscaliza los avances de Portugal.

Portas repasó durante su intervención los principales ajustes anunciados el viernes por el primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, y aseguró que estos fueron consensuados con los democristianos.

El secretario general del CDS-PP (considerado el partido situado más a la derecha de todo el arco parlamentario) hizo una única salvedad con la idea del Ejecutivo de estudiar la implementación de una contribución extraordinaria a los pensionistas.

"Es la medida más problemática, especialmente en un país donde parte de los más pobres son mayores. Es la línea que no puedo atravesar", advirtió.

Portas aseguró que el primer ministro entiende la posición de su partido, por lo que ya se ha comprometido a buscar otras "medidas suplementarias" dirigidas a recortar los gastos de funcionamiento del Estado.

Por contra, dio su beneplácito expreso al resto de ajustes, concretamente la eliminación de 30.000 funcionarios (el objetivo del Ejecutivo es hacerlo inicialmente a través de rescisiones de mutuo acuerdo) y el alargamiento de la jornada laboral de los trabajadores públicos, de 35 a 40 horas semanales.

Sobre el alargamiento de la edad de jubilación de los 65 a los 66 años, el líder del CDS-PP incidió en que la medida deberá ser negociada previamente con los agentes sociales.

Portas dedicó buena parte de su discurso a recordar la grave situación que atraviesa Portugal, todavía bajo el "protectorado" de la troika, sumido en la recesión, con niveles récord de desempleo y que debe volver a lo largo de este año a emitir deuda a largo plazo con normalidad.

Precisamente por las circunstancias excepcionales que vive el país defendió la conveniencia de estas últimas reformas, encaminadas a cortar más de 4.000 millones de euros entre 2013 y 2015, y aseveró que las medidas podrían haber sido incluso más gravosas, sobre todo si se hubiera optado por un nuevo aumento de impuestos.

También abogó por mantener "abiertos" los canales de diálogo con el principal partido de la oposición, el socialista, pese a que este y el resto de fuerzas políticas de izquierda ya hayan mostrado su frontal rechazo a los últimos ajustes del Gobierno luso.

Los conservadores portugueses llegaron al poder hace ahora casi dos años y cuentan con mayoría absoluta en el Parlamento gracias a la coalición formada por los socialdemócratas del PSD (108 diputados) y los democristianos del CDS-PP (24 escaños).

PORTUGAL