Tendencias

Revistas musicales, entre la supervivencia y el papel

Juan Carlos Gomi, Madrid, EFE ¿Cuánto tiempo hace que no se acerca a un quiosco de prensa? ¿Cuándo fue la última vez que compró un disco? Es probable que no se acuerde. En un mundo que se mueve con un ratón a la velocidad de un clic, estas preguntas no tienen mucho sentido. ¿O sí?

Para muchos expertos, vivimos uno de los momentos donde hay más oferta musical disponible de toda la historia de la humanidad. Cada día nacen miles de grupos, tendencias, estribillos y un océano de propuestas que están en la red, al alcance de cualquier vecino con ADSL.

Para nadar en esta sobreabundancia hacen falta claves, mapas o cartas de navegación que nos aconsejen y eviten la saturación de los oídos. Por si no lo sabía, todavía existen revistas musicales de calidad -y en papel- que cada mes nos guían por la jungla sonora y nos sirven de lazarillos entre tanta oferta desmedida.

Después de treinta años en la nave, Santi Carrillo, director editorial de Rock de Luxe, puede decir que su revista inspira confianza. "Hemos conseguido algo de respeto. Empezamos en el 84 y somos un poco prescriptores. Hay tanta música que hace falta gente que debe recomendar para separar el grano de la paja".

Quizá Carrillo no imaginaba cuando empezó que sería más fácil bajarse un disco en internet que encontrar su publicación en un barrio del extrarradio de Barcelona. Sin embargo, Rock de Luxe vende entre 25.000 y 35.000 ejemplares mensuales en toda España y es una de las referencias del periodismo musical, "una profesión de riesgo, no recomendable", afirma.

Otro amante del riesgo es Jorge Ortega, que en enero celebró el número 300 de Ruta 66, la revista mensual que él dirige junto a Alfred Crespo. "Considero que debe haber filtros que puedan postular criterios con peso, y ahora más que nunca", defiende su trabajo.

Este papel de mediación nace, según Ortega, "de la necesidad de expresar por escrito las emociones que te provoca la música y conseguir hacer de esto tu profesión". Una afirmación que comparte Carrillo, que, a su vez, se felicita por la proliferación de blogs musicales, pero incide en que, "si eres profesional, tienes que cobrar por ello".

La especialización empuja a marcar tendencias. Por ejemplo, la revista de Carrillo siempre apoyó la carrera de Los Planetas -"el grupo más importante de la generación"-, de Nacho Vegas o de Mala Rodríguez, entre otros en el lado hispano.

De igual forma, se muestra orgulloso por otras victorias como la apuesta por la recuperación de Leonard Cohen, por unos primerizos Nirvana o por combinaciones que, a primera vista, no pegaban ni con cola -"inolvidable portada de diciembre de 2005, en la que aparecían juntos Kim Gordon de Sonic Youth y el fallecido Enrique Morente".

En esta línea de propuestas, el director de Rock de Luxe considera que las bandas de aquí pueden tener campo de desarrollo en América Latina -"en México están viviendo el final de la movida y el principio del 'indie'"- y destaca la exportación de "la música electrónica española, como John Talabot o Pional", al resto de Europa.

Ortega, por su parte, no olvida la portada dedicada a Steve Van Zandt (caracterizado como Silvio Dante) o la dedicada a festivales con "los culos al aire de una pareja de 'hippies'". Además, lo que es seguro, añade, es que One Direction nunca protagonizará una página de Ruta 66.

Pese a las risas y a las posiciones editoriales, todos son conscientes del difícil momento de la prensa especializada. Ortega, que con Ruta 66 edita 25.000 ejemplares mensuales, cree que el fin de los medios en papel "es una amenaza que se percibe cercana".

Carrillo, incluso, va más lejos: "El papel tiene los días contados, será un reducto. Siempre había un salto generacional entre los compradores de la revista y había un público joven que compraba. Eso se ha perdido, ahora se consume de otra manera".

"Somos gente apasionada por la música, estamos en retroceso, pero vamos a luchar hasta el fin", concluye el capo de Rock de Luxe.

Esta pasión puede ser la receta de la supervivencia. Para comprenderlo no hay que irse muy lejos. La revista Popular 1, también editada en Barcelona, cumple este mes 40 años en la primera fila de los quioscos. Se trata de una de las publicaciones, dedicada a la música rock, más antigua del mundo que sigue en papel y sin interrupciones. ¡Felicidades!.

Archivado en:
Comparte este artículo
PUBLICIDAD

Cargando...

...

© Editorial Leoncio Rodríguez, S.A. |Aviso legal | Mapa del sitio | Publicación digital controlada por OJD

eldia.es Dirección web de la noticia: