Vida&Cultura
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Las infraestructuras ante las lluvias, a debate en Radio El Día leer

EXPOSICIÓN

Obras barrocas y contemporáneas unidas por la exuberancia, en el Guggenheim

14/jun/13 20:18
Edición digital Sin comentarios
/CORTESÍA (EFE)

Mila Trenas, Bilbao, EFE El aspecto mundano, la cotidianeidad, el carácter efímero de la vida y la vulgarización de lo religioso son características del estilo Barroco que han servido como punto de partida de la exposición en la que el Museo Guggenheim de Bilbao pone en relación la exuberancia de obras del siglo XVII con piezas contemporáneas.

La obra "La carnicería", pintada por Pieter Aertsen en 1551, contiene todos estos aspectos y fue la que dio la idea a la comisaria Bice Curiger para organizar "Barroco exuberante", una exposición en la que el tema latente es la vitalidad, ya que en ella se recurre a una mirada viva para observar los impulsos del arte contemporáneo y, a la vez, redescubrir las obras del Barroco con otros ojos.

Organizada en colaboración con la Kunsthaus Zürich, donde pudo verse con anterioridad, la muestra está formada por un centenar de piezas y ocupa la tercera planta del museo, cuyas paredes se han vestido de tela de yute para mostrar las obras barrocas. La viveza de este material y sus imperfecciones dan otro carácter y vitalidad a las obras del XVII.

Aunque las hay, la intención de la comisaria no ha sido plantear una sucesión de obras maestras, "sino acercar un arte del que nos separan varios siglos al terreno común de lo comprensible, al mundo de las vivencias".

En su selección de piezas, procedentes de diferentes museos y colecciones públicas y privadas de diferentes países, se ha propuesto además desligar el concepto "barroco" de la habitual tendencia a la clasificación estilística, distanciándose de los clichés de ostentación, rica decoración y oropeles. Frente a ello, apuesta por la manifestación de una "vitalidad precaria".

Aunque lo que se presentan son dos realidades distintas, ambas son afines "colisionan una con otra, se inspiran y alimentan mutuamente y rompen la linealidad propia de las técnicas narrativas convencionales", creando una exposición con mucho movimiento.

Bice Curiger ha dividido los espacios en torno a diferentes aspectos que caracterizan el Barroco. Así, el recorrido comienza con obras agrupadas en torno a lo bucólico y lo cómico, con piezas que traen lo cotidiano a primer plano.

Esto ocurre en las grandes imágenes que tomó Juergen Teller a dos amigas suyas, una de ellas Charlotte Rampling, de noche paseando desnudas por el Louvre y posando ante la Mona Lisa o el Hermafrodita Borghese.

"Las dos mujeres dotan al museo de vitalidad, mientras que La Gioconda permanece encerrada", en opinión de Lucía Aguirre, subdirectora del departamento curatorial del museo, quien destacó que muchas de las obras pertenecen a colecciones privadas y no se suelen mostrar.

Frente a las imágenes de Teller, la vitalidad campesina de las pinturas de Adriaen Brouwer (1605-1638) o Jan Miense Molenaer (1610-1668). Esta realidad en lo contemporáneo se puede contemplar en la serie "Té, Café Capuchino" que Boris Mikhailov tomó en áreas marginales de la sociedad postsoviética.

Con humor e ironía, muy presentes en la exposición, la comisaria ha establecido una relación entre la obra "Bodegón con cerdo" de José de Ribera (1591-1652) y la "Cerda" de Paul McCarthy (1945).

Frente a ellas, la obra de Maurizio Vattelan (1960), formada por la escultura de una mujer que aparece embalada dentro de una caja, da paso el espacio dedicado a "Mitología y exaltación de la virilidad masculina".

Dos perros disecados cuidan a un polluelo, en la instalación de Maurizio Cattelan, junto a un curioso "Hércules" de Zurbarán o la obra de gran formato "Pintura problemática" de Urs Fischer (1973), en la que en la figura de Sissi aparece superpuesta una gran zanahoria en referencia a la representación artística de las relaciones sexuales.

Destacan también "Susana y los viejos" de Francesco Capella (1711-1774); "La negra del mundo", en la que Glen Brown (1966) hace referencia a una Susana sin cabeza y con el cuerpo lacerado.

"Lo burlesco y lo grotesco" es uno de los espacios en los que se puede apreciar claramente la idea de la exposición. En "La alegre compañía", Bartolomeo Passerotti (1529-1592) convierte a los protagonistas "en auténticos animales. Son personajes grotescos y exagerados junto a verduras utilizadas por el pintor para hacer referencias sexuales", señaló Lucía Aguirre.

La animación de figuras de plastilina de Nathalie Djurberg y Hans Berg o la instalación en la que se muestra "Temp Stop 2009-10, el vídeo de Ryan Trecartin y Lizzie Fitch con unos personajes absurdos que viven a través de la red, transmiten la realidad contemporánea de un mundo de excesos.Una gran cama destrozada de Urs Fischer, en torno a la cual se plantean muchas preguntas, preside el espacio.

"Las tentaciones de San Antonio", de Cornelis Saftleven (1607-1681), un vídeo de Cristina Lucas y una videoinstalación sobre Chernóbil de Diana Thataer figuran también en el amplio recorrido por la exuberancia del Barroco que propone el Guggenheim.

Archivado en:
Comparte este artículo
PUBLICIDAD

Cargando...

...

© Editorial Leoncio Rodríguez, S.A. |Aviso legal | Mapa del sitio | Publicación digital controlada por OJD

eldia.es Dirección web de la noticia: