Santa Cruz de Tenerife

El Parlamento reclama que permanezca en Canarias el arte propiedad del Estado

Santa Cruz de Tenerife, EFE
30/jun/16 14:12 PM
eldia.es

Todos los grupos del Parlamento canario han pedido hoy que permanezcan en las islas las obras artísticas que son propiedad del Estado y, aunque la demanda es unánime, CC, PP y Podemos recriminaron la mala conservación de algunas piezas, con humedad y hongos, e incluso su desaparición.

La iniciativa fue defendida por la diputada regional del grupo Socialista María Victoria Hernández, quien presentó una proposición no de ley para que la Cámara instase al Gobierno canario a recabar la colaboración del Estado para un convenio en este sentido y para tutelar la conservación de las obras con las garantías necesarias.

María Victoria Hernández explicó que desde hace decenios hay importantes obras pictóricas y escultóricas en las islas procedentes de museos nacionales en un reparto de fondos por todo el Estado que es conocido como el "Prado disperso".

Por ello, en el caso de Gran Canaria, al Museo Casa de Colón en 1940 se destinaron 16 cuadros, uno de ellos desaparecido, en 1905 tres cuadros a la Audiencia de Canarias y en 1909 y en 1913 26 cuadros al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

Al Museo Municipal de Santa Cruz de Tenerife se destinaron 39 cuadros y 6 esculturas en 1900, 1908, 1909, 1911, 1919 y 1944; al Instituto de Canarias Cabrera Pinto de La Laguna 12 cuadros en 1910 y al Ayuntamiento de La Orotava, 9 cuadros, uno desaparecido, en 1911.

María Victoria Hernández aludió a la intención de los museos del Prado y Reina Sofía de recuperar algunas de esas obras, lo que vendría a significar para Canarias "un total desmantelamiento de espacios expositivos públicos que llevan décadas en las islas".

Recordó que en 1997 el cuadro "Las aceituneras" del pintor Julio Romero de Torres, que se encontraba desde 1906 en el Instituto Cabrera Pinto de La Laguna, fue trasladado con la promesa de que regresaría a la isla, lo que no ha ocurrido.

La diputada de Podemos Natividad Arnaiz afirmó que le iba a costar bastante apoyar la iniciativa del grupo Socialista porque, explicó, lo que no se puede es pedir que se queden obras en Canarias y luego en los presupuestos autonómicos introducir una dotación mísera o nula, lo que calificó de desidia institucional.

Arnaiz, que se mostró de acuerdo en que "Las aceituneras" debe volver a La Laguna, también precisó que sintió "vergüenza" cuando leyó el informe técnico realizado en Madrid y que aludía a que el cuadro había llegado con un ataque de termitas.

Además, prosiguió, en la iniciativa se reconoce la desaparición de hasta 14 cuadros, lo que calificó de "robos y expolios" similares a los que sufren los podomorfos de Tindaya sin que se destinen medios para su conservación.

Lamentó asimismo que el PSC no aceptase una enmienda en la que Podemos simplemente pedía dotar de medios de conservación al patrimonio, esto es termómetros, higrómetros y sistemas de detección de incendios, y aseguró la diputada que con esta actitud "se retratan".

Juan Manuel García Ramos, del grupo Nacionalista Canario, coincidió en la mala conservación de las obras y precisó que el cuadro "Las uveras", también en el Instituto Cabrera Pinto, está lleno de hongos, humedad y en pésimas condiciones, por lo que pidió "entonar una autocrítica" por parte de las instituciones canarias.

Asimismo es preciso "un mea culpa" ante el hecho de que 70 obras cedidas han desaparecido 14, por lo que habría que investigar por qué no se ha sabido conservarlas y en algunos casos, dijo, cómo alguien se las ha llevado para su casa.

Por el grupo Popular Josefa Luzardo compartió la crítica de que las obras cedidas no se exponen al público o no se conservan bien, y apuntó a que uno de los cuadros del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, "Los filipinos", llegó a tener agujeros, aunque se llegó a un acuerdo con el Museo del Prado para restaurarlo.

Jesús Ramos, del grupo Mixto, y Luis Alberto Campos, de Nueva Canarias, se mostraron de acuerdo en que no tiene sentido que museos estatales con miles de obras en sus fondos reclamen "uno" que quizás es excepcional en el lugar en el que actualmente se exhiben.