Cultura y Espectáculos
BENITO OLMO ESCRITOR / AUTOR DE "LA MANIOBRA DE LA TORTUGA"

"Cádiz es algo más que fiesta, unas gambitas y sol"

Jorge Dávila, Santa Cruz de Tenerife
13/feb/17 6:12 AM
Edición impresa
"El gran atractivo de Cristina y Manuel es que han sido muy castigados por la vida", dice el autor gaditano./CARLOS DE FRANCISCO

Antes de adentrarse en el mundo de la escritura trabajó como policía portuario en Cádiz, la ciudad en la que nació y en la que transcurre la trama de "La maniobra de la tortuga", una novela policiaca de texturas clásicas que figura entre las siete finalistas del III Premio Ciudad de Santa Cruz que se fallará el próximo 18 de marzo en el marco del Festival Atlántico de Género Negro. "Cádiz es algo más que fiesta, unas gambitas y sol", enumera Benito Olmo sobre una historia oscura protagonizada por el inspector Manuel Bianquetti.

El actor principal de "La maniobra de la tortuga" no deja indiferente a nadie.

Ya tenía ganas de meterle mano a un personaje así... Manuel Bianquetti es un desheredado de la vida, un tipo reputeado por sus compañeros y superiores. Ya nadie espera nada de él, pero tiene un instinto y un espíritu de superación a prueba de bombas. Además, cuenta con un sentido de la justicia muy personal que le permite defender lo que él entiende que está bien o mal hasta las últimas consecuencias.

Todo eso se complica con un "destierro" laboral a Cádiz, ¿no?

Esa era otra de mis prioridades cuando empecé a planificar esta novela. Cádiz es algo más que fiesta, unas gambitas y sol. Esta es una ciudad que tiene una luz especial, pero que también transmite unas sombras asociadas a la delincuencia, el narcotráfico o el paro. Situar a un personaje que siempre está malhumorado, que desprende tanta ira y con dificultades para hacer amigos en un lugar tan alegre era un reto complicado.

¿Frente a él, además, aparece un personaje frágil y compasivo como el de Cristina?

Ella es la otra parte de la novela... Cristina es una chica de Granada que huye del dolor, de una persona cuyo único interés es verla muerta. Con una carga emocional tan pesada no puede ser feliz. Es un personaje muy distinto al del Manuel, pero que tiene muchos puntos en común con él. Su acercamiento a Bianquetti no es fruto de una aproximación alusa o fácil, sino que se produce con muchas reservas y desconfianzas: los dos han aprendido que están solos y que no pueden confiar en nadie. El gran atractivo de Cristina y Manuel es que han sido muy castigados por la vida.

¿El título de la trama inicialmente no dice nada, incluso es de esos que parece que no encajan en la escena policial, pero conforme avanza la lectura se entiende mucho mejor?

Me gustan los títulos que dicen mucho y, a su vez, no dicen nada... ¿A qué te suena "La maniobra de la tortuga"? A priori es muy difícil indentificarlo con una novela histórica, negra o incluso romántica. ¿Qué es la maniobra de la tortuga? Pues es esa acción que realiza la tortuga al esconder su cabeza cuando intuye un peligro y volver a sacarla del caparazón en el momento que cree que la amenaza está superada... Conozco a mucha gente que cuando le vienen mal dadas oculta la cabeza. Los lectores de "La maniobra de la tortuga" son los que tienen que identificar a la persona que más veces recurre a esta táctica.

El sur peninsular ha sido en los últimos años muy inspirador para las historias de tintes negros que acaban en un libro o en un guion cinematográfico. ¿Eso obedece a una moda?

El crimen hace tiempo que se ha normalizado en todos los puntos de la geografía española... Los sucesos no son un patrimonio exclusivo de las grandes ciudades. Sin querer banalizar con tragedias ajenas, en la memoria de todos permanecen los casos de las niñas de Alcácer, de Marta del Castillo o el de Luis Bretón. Cada cierto tiempo los cimientos de esta sociedad de estremecen con un suceso que no ocurre en Barcelona, en Madrid, en Manhattan o en París. Eso pasa al lado de casa. Yo quise escribir de Cádiz porque los que somos de aquí sabemos que es una ciudad maltratada por la delincuencia, la pobreza, el paro... Lejos de aquí nos asocian con el carnaval y el cachondeo, pero lo otro es una realidad de carne y hueso.

¿Se ha divertido "pintando" con palabras a su ciudad natal?

Algunos críticos me han dicho que esta novela huele a salitre. Eso me gusta. Lo único que he hecho es imprimir a la trama el carácter que desprende Cádiz.

Colaborador de medios de comunicación, corrector de textos, editor y hasta policía portuario. ¿Hasta qué punto trabajar en un muelle condicionó su creación literaria?

Hasta hace dos años trabajaba como policía portuario, pero hubo un conflicto laboral que dejó en el paro a los que éramos eventuales... No es una unidad que se ocupa de perseguir crímenes. Sus cometidos son más de vigilancia y de seguridad. No obstante, es un trabajo que te permite estar en contacto con la gente rara que pulula cerca del muelle. Marineros que no tienen nada que perder, los enganchados que buscan cuatro pescadillas para vender y asegurarse la dosis, los que tratan de mangar lo que pueden... El puerto es un escenario muy potente para la novela negra.

Benito Olmo edifica en torno a "La maniobra de la tortuga" (Suma) un universo que en 2018 dará el salto a la gran pantalla. El inspector Manuel Bianchetti, un tipo con malas pulgas que está de vuelta de todo, es el eje central de una historia que se desenreda en cuanto aparece el cadáver de una joven de origen colombiano. Paralelamente, otra mujer se cruza en el camino del funcionario policial para crear una trama que en ocasiones se sitúa a la par del nudo central de una novela que tiene los ingredientes de la escritura policiaca más tradicional envuelta por el acento andaluz que en los últimos años ha llevado a la gran pantalla títulos con una importante carga de delincuencia.

BENITO OLMO ESCRITOR / AUTOR DE "LA MANIOBRA DE LA TORTUGA"