Santa Cruz de Tenerife

Un refugio desconocido de Manolo Sánchez

Mucha ironía y humor son los ingredientes que definen las caricaturas y dibujos que realiza el artista lagunero, que expone en el Paraninfo de la ULL la colección titulada "Umorhanalfabeto".
Raúl Gorroño
16/feb/17 06:25
Edición impresa

Ya desde la niñez el artista tinerfeño Manolo Sánchez (Santa Cruz de Tenerife, 1930) encontró en el humor un refugio para superar algunas de las inclemencias que se le cruzaron en la vida. Los Hermanos Max, Buster Keaton y Cantinflas, entre otros muchos, son algunos de los personajes que pueblan la exposición de caricaturas y dibujo humorístico "Umorhanalfabeto" que el pintor presenta en la sala Paraninfo Pablo González Vera de la Universidad de La Laguna, hasta el 2 de marzo.

Manolo Sánchez./

Esta faceta creativa del también dibujante y acuarelista chicharrero, que ahora prepara una serie de obras para la Semana Santa lagunera, era desconocida para el público en general, al igual que la obra que mostró recientemente en la sala del Parlamento de Canarias, donde dio a conocer una colorista colección de acrílicos sobre óleo.

Ironía y humor son dos de los ingredientes presentes en los dibujos, caricaturas y cómics que el veterano pintor ha reunido en la sala de la Universidad de Laguna, medio centenar de piezas donde se dan cita una galería de "famosos", como Barack Obama con una botella de vino Táganan que reposa en su brazo izquierdo, un Fidel Castro con un puro cuya ceniza cae en su propio sombrero a modo de cenicero, o el mismísimo Rey Juan Carlos I que brinda y disfruta de una copa de vino Táganan, entre otros ilustres que atraen su atención.

Caricatura de Barack Obama./

También acoge una serie dedicada a la Universidad de La Laguna, que fue la que le invitó a exponer esta obra inédita. Su fachada hace de fondo de varias viñetas en las que varios personajes comentan en un texto encerrado en un "bocadillo" típico del tebeo la existencia de su exposición, mientras el otro asegura que no se puede ver porque la muestra es de clausura. Un guiño a las series de dibujos de conventos laguneros muy conocidas del autor, o un gallo-euro corriendo, o una cochina peseta, o una calavera rodeada de las masas de gente que caracterizan la última obra de Sánchez, que también ha incluido alguna "autocaricatura".

El autor reconoce en el pequeño catálogo publicado con motivo de su exposición que "toda mi vida he disfrutado del humor, no en vano siempre estuve rodeado de caricaturistas de los que fui amigo, como Policarpo Niebla, Harry Beuster, Paco Martínez o Juan Galarza", entre otros.

El origen de esta exposición surgió de una forma bastante anecdótica. Alguien vio la caricatura que había hecho de Obama y le animó a que mostrase toda esa obra humorística que tenía "escondida" en su casa desde hacía años.

Con respecto a las características de sus caricaturas y dibujos humorísticos, que solo mostró en una ocasión, cuando se organizó una colectiva en homenaje al afamado acuarelista Francisco Bonnín, comentó que "me da la impresión de que, a veces, puedo ser un poco duro e incisivo con mis caricaturas. Todo depende de para quien vaya, si es para unos niños te limitas a hacer algo con payasos, que sea agradable y les haga sonreír".

Manolo

Sánchez

polifacético artista y dibujante