Santa Cruz de Tenerife

"La Isla no debe solo mirar al cielo (...), su modelo está en declive"

El presidente de Fepeco, Óscar Izquierdo, propone diversificar la economía de la Isla para crear empleo Defiende "actuaciones singulares" para lograr un destino "de excelencia".
El Día, S/C de La Palma
18/mar/17 6:02 AM
Edición impresa

El presidente de la Federación provincial de Entidades de la Construcción (Fepeco), Óscar Izquierdo, considera que La Palma "tiene presente y futuro", pero advierte de que "su modelo económico tiene que evolucionar, ser modernizado y consecuente con su realidad social".

Izquierdo advierte de que "un mal entendido proteccionismo medioambiental paraliza cualquier iniciativa inversora, que lleva siempre actividad empresarial y como consecuencia generación de empleo".

El presidente de Fepeco considera que en la Isla "hay un clamor por parte de la sociedad civil, que es una verdadera demanda social, de una alternativa de desarrollo distinta al modelo actual en franco declive, estancado y sin posibilidades de crecimiento, para acabar con el desequilibrio y la desigualdad económica en relación con las demás islas de nuestra Comunidad Autónoma".

Izquierdo defiende que La Palma, "por su historia, clima, valores paisajísticos, potencialidad artística o patrimonial", tiene que convertirse "en el destino de excelencia del turismo de calidad en Canarias", a través de una simbiosis de la industria de la construcción con el sector servicios y turístico. A propósito, defiende que "hay que acometer actuaciones singulares y estratégicas porque la conservación del medio ambiente y la protección del territorio no es hacer nada, sino todo lo contrario, poner el paisaje al servicio de los ciudadanos y de su desarrollo personal".

En la misma línea, entiende que "la viabilidad de la agricultura palmera dependerá de su modernización en la producción y en la adopción de nuevos criterios de negocio unidos al turismo y a la restauración".

Óscar Izquierdo avisa de que "las oportunidades hay que aprovecharlas", y que "no podemos estar mirando solo al cielo, limpio y protegido, sino tener los pies en la tierra para acometer un modelo económico diversificado" que permita "un desarrollo sostenible, que genere puestos de trabajo para todos y evite la emigración de la juventud a otros lugares en búsqueda de porvenir".