Santa Cruz de Tenerife

Cuerpos que hablan

La bailarina Laura Marrero y el bailarín Daniel Morales clausuran hoy el ciclo "Creaciones canarias" del teatro Victoria, en Santa Cruz, con la escenificación de tres piezas, una de ellas un estreno compartido.
Raúl Gorroño
19/mar/17 6:23 AM
Edición impresa

Hablar a través del cuerpo y de su libre movimiento es la clave del arte que practican Laura Marrero y Daniel Morales, quienes hoy clausuran el ciclo "Creaciones canarias", promovido por el teatro Victoria de la capital tinerfeña, a partir de las 20:30 horas.

Este encuentro, que ayer contó con la participación del ductor de esta iniciativa, el bailarín tinerfeño Roberto Torres, propone para este tarde tres piezas, un solo de cada uno de los bailarines y el estreno de una pieza en conjunto. El programa tendrá una duración total de una hora.

Laura Marrero (La Laguna, 1978) se apoderará del escenario con "Descargas", una obra de unos veinte minutos diseñada junto a Carmen Werner, que resume su experiencia con otros profesionales con los que ha compartido a través de la danza sentimientos y sensaciones como amor, humildad, silencio, respeto, libertad y honestidad, entre otros valores que intentará trasmitir con el movimiento de su cuerpo en el espacio.

Esta artista considera que su estilo se caracteriza por "usar el cuerpo y poner la cabeza en el cuerpo. Estar bailando con la conciencia de lo que se está moviendo en relación a los tiempos y las paradas. Llevo años trabajando con la idea de estar presente con lo que uno está haciendo. No trabajar sobre la evasión, sino sobre la conciencia de lo que está realizando el cuerpo para poder transmitirlo".

Tras la actuación de Marrero intervendrá Daniel Morales (Gran Canaria, 1990), que bailará "IRM2" (Imagen por resonancia magnética), continuación de una pieza que creó durante una residencia artística que desarrolló en el Centro Coreográfico de La Gomera.

Durante los quince minutos en los que transcurre la coreografía, Morales "hablará" con su cuerpo sobre los procesos de transformación del ser humano, cómo puede cambiar hasta la manera de moverse. "Es una pieza bastante física y lo único que habla es el cuerpo en base al proceso de transformación tanto de forma voluntaria como involuntaria".

Este inquieto bailarín, que procede de las danzas urbanas, ha aprovechado sus orígenes para indagar en el lenguaje contemporánea, que actualmente practica con un estilo propio.

Los dos artistas estrenarán juntos "Delicadeza", con media hora de duración. Para Marrero, esta obra es "como la construcción de un beso. Es un trabajo que va a encontrar algo delicado". Morales concreta que es "como intentar, de una manera torpe, acercarse al otro hasta conseguir algo delicado. Son dos cuerpos que conversan en directo y que pasan por muchos estados. No paran de contagiarse hasta llegar a un punto común".