Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La Audiencia de Cuentas certifica que Gran Canaria depuraba el 93% de sus aguas en 2013 leer

La nueva ordenanza de animales de la capital preocupa a los cazadores

Antonio Porras, presidente de la sociedad Los Chicharreros, se reunirá con Zaida González y Carlos Correa para abordar aspectos como las dimensiones de los caniles.
O G., S/C de Tenerife
20/mar/17 6:07 AM
Edición impresa

Dos aspectos recogidos en un anexo y en una disposición adicional única de la nueva ordenanza de animales de Santa Cruz, pendiente de publicación en los boletines oficiales después de que fuera aprobada en el pleno del pasado mes de enero, harían casi inviable la tenencia y transporte de perros de caza en las condiciones que ahora lo hacen la mayoría de practicantes de esta modalidad. Lo asegura el presidente de la sociedad de cazadores Los Chicharreros, Antonio Porras, quien abordará el viernes este tema con los ediles de Seguridad Ciudadana y Medio Ambiente, Zaida González y Carlos Correa, respectivamente.

En la disposición adicional, referida a las dimensiones de los habitáculos en los que deben estar los perros, la normativa municipal fija en su Anexo I que para cada perro adulto "será necesario un recinto de, al menos, 2 metros de largo, 1 metro de ancho y 1,5 m de altura, diseñado de tal manera que el animal pueda acceder a zonas de sombra o de sol con libertad, y con ventilación acorde a su fisiología. Estará construido con materiales adecuados que aíslen lo suficiente de las inclemencias meteorológicas, de superficies lisas y fácilmente lavables. El suelo debe ser pavimentado con material antideslizante y tendrá la inclinación suficiente para impedir encharcamientos".

"Sería imposible mantener los perros en la mayor parte de las zonas de Santa Cruz", alerta Porras, quien insiste en que los perros de caza "se tienen en las mejores condiciones posibles". "A este paso habrá que tener un chalé solo para ellos", ironiza. Santa Cruz es uno de los municipios de la isla con más cazadores federados.

La disposición adicional única y tiene que ver con el transporte sin ánimo comercial de animales de compañía. "Si el número de animales de compañía que transporta una persona o su representante es superior a cinco, se considerará partida comercial y se les aplicarán las normas de importación. Asimismo, tendrán que acreditar un domicilio o residencia durante su estancia y garantizar las condiciones de tenencia establecidas en la presente ordenanza", fija la norma, y hace referencia con ello a las personas que "viajen a Santa Cruz". "Pero no se especifica desde dónde ni a qué animales se refiere", aclara Porras. Este aspecto está sujeto al Reglamento de la Unión Europea (UE).

En este sentido, Antonio Porras recuerda que perros y hurones están exentos de la normativa regional, del año 2009, que regula el procedimiento de autorización de transportistas, medios de transporte y contenedores de animales vivos.

El último aspecto legal aprobado al respecto data del pasado ejercicio, el Real Decreto 542/216, de 25 de noviembre, sobre normas de sanidad y protección animal durante el transporte. En su Artículo 2.2.C aclara que no será de aplicación "al transporte de animales de compañía, según se definen en el artículo 3.3 de la Ley 8/2003, de 24 de abril, cuando el transporte no se efectúe en relación con una actividad económica".

Respecto a su tenencia de perros y gatos, la ordenanza municipal establece que "su número total no podrá superar los cinco animales sin la correspondiente autorización y control periódico". A los perros "se les tiene que facilitar la salida diaria al exterior al menos dos veces al día, con la excepción de los cachorros que todavía no hayan sido debidamente inmunizados". "Eso sería materialmente imposible de realizar puesto que cualquiera que trabaje no podría dejar su puesto para hacerlo", indica Porras, quien remarca que "los perros de caza, dadas sus características físicas y movilidad, solo pueden salir de paseo a los campos de adiestramiento o a los terrenos de caza y siempre respetando la época de veda".

La ordenanza también establece que "los animales de compañía solo se podrán mantener atados en un lugar fijo por causas justificadas y siempre que se queden en condiciones adecuadas de ventilación y cobijo. En todo caso, no pueden estar atados a un lugar fijo durante más de dos horas. En el caso de cachorros, no deberá superarse la hora". "Los cazadores mantienen atados a sus perros para evitar peleas y muertes entre ellos, además de posibles escapes a la vía pública", sentencia Porras.

Según avanza, el también presidente de la Federación de Asociaciones de Gestión Cinegética de Tenerife ya está acordada la convocatoria de dos manifestaciones, aún sin fecha, para defender los derechos de los cazadores.