Santa Cruz de Tenerife

El chico que buscaba respuestas

Adrián Rodríguez estudió Informática en la ULL porque quería conocer cómo funcionaban las cosas. Hoy aprende y colabora con la Agencia Espacial Europea.
S.E. (@sarayencinoso)
13/ago/17 6:23 AM
Edición impresa
El chico que buscaba respuestas

C uando tenía siete años ya apuntaba maneras. Cualquier aparato o videojuego que se encontraba le inspiraba la misma pregunta: ¿de qué estará hecho? Adrián no pudo tener ordenador hasta años más tarde, cuando llegaron tiempos mejores, pero la semilla de la curiosidad ya estaba ahí y dio su fruto cuando llegó a la Universidad. No solo se matriculó en Ingeniería Informática y fue la primera persona de su familia que estudió una carrera, sino que continuó haciéndose preguntas. Hoy obtiene respuestas desde un escenario privilegiado: la Agencia Espacial Europea.

Adrián Rodríguez Bazaga tiene 22 años y terminó en julio el Grado en Ingeniería Informática en la Universidad de La Laguna. Ahora está pasando un verano especial. Es uno de los 20 estudiantes -de más de 100 candidatos de toda Europa- seleccionados para participar en el programa Summer of Code in Space de la Agencia Espacial Europea. También durante estos meses ha sido elegido para formar parte del Summer High Performance Computing, una iniciativa financiada por la Unión Europea y Prace (Partnership for Advanced Computing in Europe). En este caso también es uno de los mejores 20 estudiantes candidatos en Europa.

Su trabajo en la Agencia Espacial Europea se centra en "extender las funcionalidades de Rugged", una herramienta desconocida para la mayoría, pero usada en los satélites durante las misiones de observación de la Tierra. "Los satélites pueden observar la Tierra en todo momento y suministrarnos datos muy importantes acerca de nuestro propio planeta. Se utilizan satélites para las previsiones meteorológicas, para el estudio de los cambios del uso del suelo y para el análisis del crecimiento de las ciudades. Desde el espacio podemos también ver muchos acontecimientos naturales o provocados por el hombre, como inundaciones, incendios forestales, cambios en las capas de hielo, el aumento del nivel del mar o la contaminación atmosférica", explica Adrián.

Desde el punto de vista más técnico, la herramienta Rugged "es un software de geolocalización que se utiliza en el procesamiento de imágenes de satélites". Además, "se encarga de procesar todos los datos de navegación aeroespacial (posición, velocidad y altitud) y de tener en cuenta los Modelos de Elevación Digitales (DEM por su acrónimo en inglés) para representar la superficie de la Tierra, de ahí que se denomine "Rugged" (rugoso, traducido al español), ya que trata con terrenos rugosos".

Adrián no sabe qué le deparará el futuro después del verano, pero siempre ha querido trabajar en alguna multinacional como Google, IBM o Intel. No está seguro de que lo pueda conseguir, pero sí tiene claro en qué campos le gustaría centrar su actividad profesional: la inteligencia artificial y la bioinformática. "Son áreas que tratan de ofrecer soluciones a problemas actuales". Ahora es él quien quiere dar respuestas a otros.

La posibilidad de desarrollarse profesionalmente en el Archipiélago no pasa por su cabeza. "Actualmente el sector tecnológico en Canarias no está tan evolucionado como en otros lugares de España, y a nivel europeo Canarias está en la cola. Por esta razón, trabajar en las Islas no es uno de los objetivos que tenga en mente ni a corto ni a largo plazo, porque creo que la situación actual de las empresas tecnológicas no me permitiría avanzar profesionalmente en la medida en que me lo permiten otras comunidades autónomas o países".

A la formación recibida en la ULL le da mucho más que un aprobado. "Ha sido bastante adecuada. Los estudios de Ingeniería Informática de la Universidad de La Laguna están muy bien valorados y te preparan, de forma general, para afrontar retos de la sociedad actual mediante la aplicación de herramientas informáticas". No obstante, le gustaría que se incentivara más la investigación entre el alumnado. "Algunos profesores, pese a su falta de tiempo y gran volumen de horas de docencia, han sido capaces de sacar un poco de su tiempo para tratar de introducirme en las labores de investigación, algo a lo que siempre estaré agradecido".

Adrián tendrá oportunidad de seguir encontrando respuestas en su próximo reto. El próximo curso estudiará el Máster en Innovación e Investigación informática en la Universidad Politécnica de Cataluña. Este título trata sobre distintos ámbitos de la informática y él ha elegido que buceará en la ciencia de datos.

Un verano "espacial"

La Agencia Espacial Europea hace un llamamiento cada año a las organizaciones mentoras que están desarrollando software libre para el sector espacial. La agencia ofrece a los estudiantes participar en proyectos de software libre relacionados con la industria espacial. "Los mentores proponen ideas para mejorar su software o crean software nuevo basado en ideas actuales. La ESA selecciona entre 20 y 25 proyectos y abre un llamamiento a los estudiantes de todos los estados miembros de la ESA", explica Adrián. Luego, "los estudiantes interesados en un proyecto en particular pueden enviar su aplicación a la ESA y proponer un objetivo claro y técnico que quieran realizar. Posteriormente, la ESA selecciona a los estudiantes junto a sus mentores y a cada estudiante se le paga un estipendio para realizar el proyecto propuesto".