Santa Cruz de Tenerife

Protocolo contra los vertidos y temor por el ritmo de crecimiento

Quintero anuncia un acuerdo con el Estado con 3 convenios hasta 2028, mientras varios grupos, incluida CC, ligan el problema a duplicar turismo y población en 20 años.
Álvaro Morales, Tenerife
14/sep/17 6:14 AM
Edición impresa

Un mismo pleno, el mismo gobierno y oposición, un mismo asunto (vinculado o no científicamente, pero sí en la polémica: las microalgas y los vertidos al mar, bien de aguas fecales o de otro tipo), dos consejeros y dos tonos y reacciones del resto de grupo totalmente. Así se resume lo ocurrido ayer en dos fases de la sesión: una primera en la que se revivió la tensión del martes entre los grupos críticos (todos menos ASG) y la consejera de Medio Ambiente, Nieves Lady Barreto, con el apoyo de Socorro Beato (CC), y otra en la que el titular de Agricultura, Narvay Quintero, desató parabienes y consenso por mucho que hablara de lo mismo y que Barreto admitiera el problema.

El gran contraste no solo se dio en las formas, sino en el fondo y los anuncios. Entre otras cosas, porque Quintero explicitó que justamente el martes había alcanzado un acuerdo con el Gobierno central para desarrollar un protocolo contra los vertidos, la contaminación y, por ende, las medidas de depuración y saneamiento. Un pacto que espera firmar antes de que acabe este año y que incluye tres convenios de 4 años cada uno, con lo que se cerrarán en 2028.

Esos convenios se suscribirán en los primeros meses de 2018 y, de momento, ya cuentan con 10 millones estatales y con otros 6 incorporados, si bien el consejero herreño confía en que alcancen los 23 en 2018. No obstante, y en una exposición pausada, argumentada y elogiada por la mayoría de grupos, recalcó que, desde el plan de 2007, se trabaja y que, en total, se invertirán unos 2.000 millones, entre los que habrá 302 del Fdcan.

Asimismo, admitió que hay expedientes de sanción de la UE, pero al Estado, remarcó que han asumido los planes insulares (lo que fue aplaudido por NC) y confió en que no haya contestación social a las depuradoras, como sí la ha habido en Valle de Guerra.

En otro pleno marcado por los líquidos, esto pareció aceite en comparación con el inicio. En comparecencias pedidas por Podemos por las playas de Tenerife, de CC por los vertidos al mar y de NC sobre las microalgas, todos (salvo ASG) se mostraron tremendamente críticos con Barreto. Román Rodríguez (NC), Nayra Alemán (PSOE), Paco Déniz (Podemos) y Luz Reverón (PP) le censuraron las formas, que criminalizara a la oposición y la falta de planificación o acciones que han traído a las Islas a lo de este verano. Además, y aunque CC intentara evitarlo, volvió a vincularse microalgas y vertidos, al menos para que se estudie más.

Barreto adelantó el nuevo censo y subrayó que aún hay 246 vertidos de aguas residuales ilegales, si bien la cifra se ha reducido en unos 130, a la espera de los que están en vías de regularización (71). La bajada en plena polémica sorprendió a Reverón, pero Déniz aclaró luego que se debe a que se han dejado fuera los que no llegan al mar. Además, el profesor de la ULL, tal y como había hecho el martes, volvió a censurar que en Tenerife se le haya dado mala fama al agua desalada y resaltó lo buena que es para regar, aparte de censurar los intereses fomentados en esta Isla para que no haya desaladoras y se beneficie a los, aún, "muchos aguatenientes".

Beato le reprochó a Rodríguez que obvie la herencia que recibió de Hermoso y Adán Martín y que se presente ahora como un "adanista" infalible. El líder de NC prefirió poner el acento en el modelo económico y social en las Islas, que han duplicado población y turistas en los últimos 20 años, algo, a su juicio, insostenible por mucha infraestructura que se haga. Pese a esto, y como los demás, exigió inversiones para obras (de nuevo con el Fdcan), aunque no luzcan, y fue en la intervención de David de la Hoz (CC) con Quintero en el foco cuando se reforzó el consenso, al reconocer que existe un problema de modelo de crecimiento en pleno cambio climático y en la era del "antropoceno". De ahí que aplaudiera el comisionado anunciado por Clavijo, órgano que el PSOE rechaza por inútil.

 80% más de muertes en el mar que en vías

Aunque es un asunto que desata una creciente preocupación, un dato aportado ayer realzó la relevancia de las muertes por ahogamiento en Canarias. Unos fallecimientos que sitúan a las Islas en el tercer puesto estatal y que superarán con creces este año las 52 registradas en 2016, toda vez que ya se han dado 59 si se incluyen las 4 que se dejaron fuera, pero que se dieron pocas horas después de un incidente en la costa. Este dato lo aportó Nayra Alemán (PSC), pero aún llamó más la atención cuando afirmó que, de seguir la progresión, se llegará a 80 muertes a 31 de diciembre y que esto supone ya un 80% más de los fallecidos en las vías isleñas.

En realidad, el debate surgió por una comparecencia de Barreto pedida por el PP. La diputada popular Luz Reverón, que ha demostrado gran sensibilidad por esto desde su llegada, alertó sobre la espiral y le reprochó a la consejera que diga que el decreto en el que trabaja se consensuó con la Fecam. Además, cree que para aumentar la señalización y la seguridad no debe esperarse a un decreto y alertó del número de socorristas que dejan sus puestos cuando acaba el verano.

La diputada de NC y alcaldesa de Yaiza, Gladys Acuña, echó un capote ayer a CC al subrayar que el gasto que supone balizar playas o mantener a socorristas es inviable para cada municipio (hay 322 playas y 1.500 kilómetros de costa), al tiempo que le reprochó a Rajoy los recortes y que esto lo siguiera dejando en manos locales, ante el desinterés de Costas.

Podemos subrayó que el 90% de los ahogados se dieron en lugares sin socorristas, anunció una PNL y echó en falta más cultura de seguridad y señalética. El PSOE exigió más legislación y medidas en las 150 playas más usadas, todos apostaron por más socorristas y mejores cursos, y Barreto dijo que quieren unificar criterios y le aclaró al PP que el perfil del ahogado en Canarias no responde a un español de 35 años, sino a un extranjero de 60 o más.

El PP acusa a Baltar de falsear listas de espera

Las nuevas relaciones que viven CC y PP se evidenciaron ayer con el ácido intercambio entre el consejero de Sanidad, José M. Baltar, y Zacarías Gómez. En línea con los grupos críticos, Gómez alertó de la situación sanitaria y censuró a CC por presumir de una reducción de listas, a su juicio, irreal. Además, criticó a Clavijo filtrar cifras a la prensa y le reprochó a Baltar que, "como ayer", lleve 8 meses sin aportar datos. No obstante, lo más grave fue acusarle de dejar fuera 9 especialidades y 100.000 canarios de las listas, "según los sindicatos y otras entidades". Asimismo, le reprochó el aumento de listas quirúrgicas de más de 6 meses y de pruebas respecto a junio de 2016. ASG puso en duda que se publiquen los datos solo cada 6 meses, Podemos espera otro modelo y singularizar islas y centros, y el PSC alertó del "empeoramiento" pese a tener más dinero. Baltar defendió el sistema y recalcó las 1.085 intervenciones más en los primeros 6 meses en jornada ordinaria sobre 2016 y las 1.993 fuera de ese horario, así como los 1.908 menos en lista quirúrgica.

Apoyo a la jubilación

anticipada de las "kellys"

Ya por la tarde, el PSOE logró unanimidad a su PNL por la que se pedirá al Gobierno estatal que apruebe la jubilación anticipada de las camareras de piso, llamadas "kellys" y que suponen unas 15.000 en las Islas. Patricia Hernández denunció que, en 2015, hubo 1.660 millones más de PIB turístico, pero 22.000 empleos menos. NC detalló la degradación de estas trabajadoras desde 2007 y le reprochó al PP bloquear iniciativas en el Senado, lo que negó Astrid Pérez, y Podemos planteó flexibilizar el tope de 55 años y los 25 de actividad, pasando a 15. Además, la mayoría reclamó que se cumplan las PNL aprobadas y CC recalcó su compromiso con esta lucha, aunque, en algo que llamó la atención, ASG criticó la ausencia del consejero de Turismo.

Críticas y satisfacción sobre el barco "Cheshire"

Las críticas también se dieron por la mañana por el barco "Cheshire", pero, sobre todo, por el errado anuncio de Clavijo de su hundimiento. García Ramos (CC-PNC) le censuró a NC que casi dé a entender que el presidente incendió el buque, CC defendió la activación del plan de emergencias y la mayoría dudó de su actuación por descoordinación, si bien celebró que no pasara nada.

Cáncer de colon, parques infantiles y transparencia

Por la tarde, se apoyó una PNL de ASG sobre cáncer de colon, una de CC sobre parques infantiles y la tramitación de una ley del PSOE sobre ayudas para acceder a la vivienda.