Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
Fallece cuando practicaba ciclismo en una pista de Los Realejos leer
VILAFLOR

Los vecinos sufren desde hace 3 meses cortes en el agua potable

La escasez de agua y de lluvia durante los últimos años causa esta situación a un municipio que solo se puede abastecer de galerías.
El Día, Vilaflor
14/sep/17 6:15 AM
Edición impresa

Desde el pasado mes de junio, los vecinos de Vilaflor padecen restricciones en el servicio de abastecimiento domiciliario de agua. La medida consiste en aplicar cortes periódicos entre las 23:00 y las 6:00 horas. Desde entonces, "se están cumpliendo las peores previsiones" y pronósticos, de forma que "la falta de lluvias hace más complicado encontrar una solución", señaló la alcaldesa chasnera, Agustina Beltrán.

El primer teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Turismo, Agricultura y Agua de Vilaflor, Luciano Marrero, aseguraba a mediados de julio que, "salvo que llueva en agosto, la solución a los problemas de escasez no llegará hasta octubre, cuando el otoño traiga más lluvias a Vilaflor".

Hasta el momento, las medidas aplicadas van dando resultados de forma que la restricción planificada permite el abastecimiento a la población durante el día, "salvo en fechas puntuales, que es cuando tenemos que utilizar cubas para facilitar el agua a la población". La alcaldesa reconoce, admite y agradece la disposición de los vecinos, "que se adaptan a la situación".

Pero el Ayuntamiento de Vilaflor desarrolla una serie de actuaciones "en varios frentes" que se necesitan para establecer otras condiciones cara al futuro. En ese listado figura la compra de más agua, la reparación de las canalizaciones y las redes afectadas por pérdidas de agua, la recuperación de depósitos de reserva y la limpieza de la galería El Pinalito.

"La gente piensa que aquí tenemos mucha agua, pero la gran mayoría está en manos privadas y se va fuera", fueron palabras del concejal Marrero. La alcaldesa recuerda que "estamos a entre 1.100 y 1.500 metros de altitud y no nos podemos beneficiar de otras opciones para disponer de agua que no sean las galerías". Esa altitud hace inviable que se pueda bombear agua desalada para abastecer a Chasna.

Agustina Beltrán apostilló que "a veces no somos conscientes de la gravedad de la situación", por lo que sigue demandando la colaboración ciudadana como un aspecto esencial y manifestando que "el gobierno municipal está centrado en resolver este problema".