Santa Cruz de Tenerife

Un túnel con mucho misterio

El periodista y escritor tinerfeño Enrique Carrasco ha editado su primera novela, "La última sospecha del maestresala", una historia que se desarrolla en Praga durante el siglo XVI.
Raúl Gorroño
14/nov/17 6:08 AM
Edición impresa

M isterio y asesinatos van unidos en la primera novela, "La última sospecha del maestresala", que publica el periodista y escritor tinerfeño Enrique Carrasco Molina (Santa Cruz de Tenerife, 1967), autor de varios ensayos sobre temas históricos, sobre todo relacionados con el siglo XVI.

Este doctor en Comunicación Audiovisual por la Universidad de La Laguna, que actualmente es profesor de Grado de Comunicación Publicitaria en la Universidad Europea de Canarias, también ha publicado los libros titulados "Gonsalvus, mi vida entre lobos" (Idea Ediciones, 2006), "Tomé Cano, capitán y escritor en la época de los galeones" (SoloCanarias, 2015), y "Del ánfora al contenedor, un recorrido por la historia del transporte marítimo de víveres en Occidente" (SoloCanarias, 2017).

Su primera incursión en el mundo de la narrativa de ficción se ha basado en los datos que recopiló para un ensayo que realizó sobre un túnel que se excavó en Praga en el año 1583 por orden del emperador Rodolfo II. Este hecho histórico y el material documental reunido lo aliñó con varios crímenes y otros ingredientes que han derivado en una novela cargada de misterio, historia, cierto espíritu policiaco y la presencia de amor .

Un soldado aparece muerto en el túnel que el soberano mandó construir para que el río Moldavia suministrase agua a sus jardines reales. El rey se vuelve paranoico ante la amenaza de un asesino suelto por los alrededores del castillo. Se descubre un segundo cadáver, el de una hermosa mujer que yace desnuda en lo más profundo de la gruta. Sobre uno de sus párpados se lee una frase, "Varium et mutabile". El Rey encarga a su maestresala, el joven español Román Gudiel, que asuma la investigación asistido por su consejero Tadeá? Hájek.

Mientras se analizan las escasas pistas, Román se enamora de una bella nodriza, Lucie Pravisa, que vive en la ribera del río. La corte se enrarece aún más ante la presencia de personajes como el artista Giuseppe Arcimboldo, el caballero español Diego de Mendoza, o el astuto alquimista inglés encarcelado Edward Kelly.

"Esta novela es un combinado de misterio, thriller e historia en un contexto un poco policiaco, entre comillas, porque es una investigación sobre un crimen y a partir de ahí se van descubriendo una serie de pistas con las que se construye una trama con investigadores que cuentan con unos medios limitados en el siglo XVI. El protagonista es un joven español, un maestresala que probaba la comida del rey antes que él para que no fuera envenenado. Esto generó mucha confianza en él, motivo por el que le encargó que descubriera lo ocurrido".

Esta ficción literaria, que tiene cierto carácter cinematográfico por su ritmo, su carácter visual y sus diálogos, encierra mucha información sobre la época en la que se desarrolla la trama, porque se habla de costumbres, de la limitación de medios que existían para investigar, de la gastronomía, de las supersticiones, como los amuletos que ponía cerca de las bandejas de comida el emperador, entre otros detalles curiosos.

"La figura de Rodolfo es muy controvertida porque fue un emperador que se encerró en sí mismo, se dedicó menos a la política y más a proteger a los alquimistas, a los pintores y artistas que iban a Praga. Lo tachaban de loco y paranoico".

Carrasco, que a lo mejor publica la segunda parte de esta historia de misterios, comentó que el Instituto Cervantes va a organizar una exposición virtual en sus plataformas en internet sobre el túnel de Praga que investigó para el ensayo que realizó con vistas a presentarlo en un certamen sobre historia de la técnica.

El material que acumuló en sus investigaciones sobre los mineros de la época, las mediciones que se hacían y otras informaciones van a ser utilizadas en esta muestra que supervisará el periodista tinerfeño. "Una de las cosas que más me llamó la atención sobre el túnel fue que cuando estuvo a punto de terminarse se hizo un plano con un corte transversal del mismo sobre cómo avanzaban las obras mes a mes y las anotaciones estaban escritas en castellano antiguo. Hice un estudio de los términos que hablaban sobre la minería en aquella época. Todo estos materiales se utilizarán en la exposición que van a montar".

Autor: Enrique Carrasco Molina.

Título: "La última sospecha del maestresala".

Editorial: Chiado.

Páginas: 183