Santa Cruz de Tenerife

El convenio de carreteras tendrá un plazo máximo de ocho años

Clavijo ve "voluntad" en el Gobierno central de firmar un acuerdo por cuatro años, prorrogable a otros cuatro, y con una dotación anual de 219 millones de euros.
23/nov/17 6:06 AM
Edición impresa

Efe/El Día, Madrid

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, aprecia "voluntad" en el Gobierno de España de firmar en los próximos días el convenio de carreteras con una dotación de 219 millones de euros anuales durante cuatro años y con una prórroga por otros cuatro.

En un acto informativo, organizado por el Foro Nueva Economía y cubierto por Efe, Clavijo insistió en que la intención del Ejecutivo de suscribir el acuerdo es "firme". El presidente recordó al Ministerio de Fomento que el acuerdo deberá hacerse con las cantidades acordadas en el presupuesto actual.

Fernando Clavijo recordó que el 80% de los presupuestos de Fomento va para trenes y, dado que en el Archipiélago no hay transporte ferroviario, de este dinero las Islas no ven "nada".

El jefe del Ejecutivo autonómico explicó que el convenio que dotará a Canarias con 876 millones para carreteras en los próximos cuatro años, ampliable en los mismos términos otros cuatro, se debe al hecho de que Canarias no tiene trenes "y eso es algo que el Estado ha entendido".

De este modo, Canarias asume una rebaja del convenio que el Gobierno regional ha defendido desde el principio y que parecía contar con el acuerdo del Ejecutivo central: una financiación aproximada de 2.500 millones de euros -que incluiría las cantidades que el Estado dejó de aportar al convenio anterior- y un periodo de vigencia de cuatro años prorrogables a cuatro más.

Representantes de ambas administraciones se reunieron el pasado lunes en un encuentro que se presentaba como un trámite para fijar una fecha definitiva para la firma del documento, que el Ejecutivo archipielágico entiende que debe ser antes de que finalice el año. Sin embargo, la cita no terminó como se esperaba y el Ministerio de Fomento planteó algunas objeciones a la propuesta canaria, en especial en lo referente a la vigencia del convenio. Los dos gobiernos volverán a sentarse a negociar el próximo lunes.

El Círculo de Empresarios y Profesionales del Sur de Tenerife (CEST) mostró ayer su preocupación por las "incertidumbres" que han surgido en los últimos días alrededor del convenio de carreteras con el Estado. Según el CEST, esta situación ha despertado "una enorme inquietud entre empresarios, profesionales y residentes".

El colectivo empresarial lamentó, a través de un comunicado, las dificultades generadas poco antes de las fechas previstas para la firma del acuerdo y recalca que "los problemas planteados por la Administración del Estado son recibidos con especial preocupación en las comarcas del sur de la Isla, donde el colapso que sufre la TF-1 está haciendo perder miles de horas de trabajo a quienes desarrollan su actividad profesional en estos municipios".

"Es el sur el que en mayor medida necesita que se firme el convenio de carreteras con el Estado en los términos y plazos inicialmente anunciados", señala el Círculo de Empresarios y Profesionales, que añade que este colapso "está provocando, entre otros perjuicios, el incremento de la contaminación atmosférica y de las situaciones de riesgo o peligro en la autopista, al dificultarse el paso de ambulancias y vehículos pesados o, entre otros problemas derivados de los atascos, obligando a los touroperadores a trasladar a los turistas al aeropuerto con más de tres horas de antelación para no correr el riesgo de perder sus vuelos".

A juicio del CEST, estas dificultades, que un eventual retraso del convenio de carreteras agravaría aún más, hacen que la asociación considere "imprescindible" que en los presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2018 se recoja una partida que permita "sacar a concurso sin más dilación la redacción y ejecución de la ampliación de la TF-1, en el tramo comprendido entre San Isidro y el enlace de Playa de las Américas", según el proyecto de trazado elaborado en 2012.

El CEST celebra que las cuentas autonómicas contemplen una partida de 14 millones de euros para la obra Chafiras-Oroteanda, así como 27 millones de euros para expropiaciones, pero exige una cantidad específica para el tercer carril de la autopista.

Alonso pide al Gobierno "ponerse las pilas" porque las obras van muy lentas

El presidente del Cabildo tinerfeño, Carlos Alonso, dijo ayer que no le preocupa "lo que les toca a otros" en los presupuestos sino que el Gobierno canario va "muy, muy, muy lento" en la ejecución de las obras en Tenerife "y tiene que ponerse las pilas, porque estamos en tiempo de descuento".

Alonso señaló que lo que le preocupa "son las carreteras de Tenerife porque la Consejería de Obras Públicas va muy lenta para solucionar los problemas de las colas en el Norte y el Sur y no ha licitado la obra de Oroteanda en el sur, está mareando la perdiz con el carril bus-VAO y está en tiempo de descuento", advirtió.

Por el contrario, apuntó, la Consejería de Sanidad está trabajando "bien" para que haya recursos para completar el Hospital del Sur y dotar mejor el del Norte. Además insistió en que eso es lo que le preocupa y no "si tengo un euro más o menos que Gran Canaria". De las carreteras, reiteró que no se trata de dinero sino de capacidad de gestión, pues el consejero de Obras Públicas, Pablo Rodríguez, lleva ya un año en el cargo "y las cosas van muy lentas".

Respecto al convenio de carreteras Carlos Alonso se mostró convencido de que al final se llegará a un acuerdo porque CC tiene capacidad de "forzarlo", pues el PP, en sus años de mayoría absoluta, "pasaba de Canarias", pero ahora "sabe que hay una parada, un stop, y tiene que llegar a un acuerdo".

Si fuera solo por el PP, "no tendríamos convenio de carreteras", porque en su momento ya lo redujo "a la cuarta parte", pero ahora CC es necesaria para aprobar los presupuestos así que tendrá que parar, pedir qué necesita Canarias para mejorar su situación y eso hará que el convenio se ejecute, proclamó Alonso.

También ayer, en declaraciones a Radio El Día, Alonso insistió en que el Gobierno "ya está en tiempo de descuento. En los dos primeros años hubo bastante retraso como consecuencia de que no nos poníamos de acuerdo, y que se jugaba al deporte de decirle no al Cabildo, pero también es verdad que este año veo que las cosas van muy lentas, y lo tengo que decir, y el Gobierno está en tiempo de descuento para mí en muchas de las actuaciones".

El presidente del Cabildo aclaró que en el caso de Las Charifas-Oroteanda se "tenía que haber licitado la obra antes de que acabe este año. Ese era el compromiso, y estoy pendiente de que el consejero me confirme que eso va a ocurrir, e igual ocurre con la redacción del proyecto del carril bus-VAO, que espero que esté licitada la redacción del mismo antes de que acabe 2017".

La crisis de los cayucos puede repetirse

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, aseguró ayer que los problemas que provoca la emigración de personas desde África no se han solucionado y advirtió de que la llegada masiva de cayucos y pateras a las Islas, como ocurrió en 2006, puede reproducirse "en cualquier momento". Durante un desayuno informativo en Madrid, Clavijo defendió la cooperación con los países de origen y la inversión para evitar que esos ciudadanos emigren. Es un trabajo "que ayuda a que este fenómeno no se nos vuelva a ir de las manos", dijo, en declaraciones recogidas por Europa Press. El jefe del Ejecutivo regional explicó que esa colaboración se mantiene con países como Marruecos y Mauritania y se produce también con el Gobierno, los consulados y embajadas y los cuerpos policiales.

El cupo vasco, "positivo" si no perjudica al resto

Fernando Clavijo calificó ayer de "positivo" el concierto económico del cupo vasco siempre que no perjudique al resto de comunidades autónomas. El presidente del Gobierno canario reconoció que las críticas que está suscitando este acuerdo responden al "clima político" del país que impide alcanzar acuerdos, informa Efe.

Clavijo destacó la necesidad de trabajar todas las regiones de forma conjunta sin criticar las negociaciones o acuerdos que pueda alcanzar cada una con el Gobierno central.