Santa Cruz de Tenerife
GENTES Y ASUNTOS LUIS ORTEGA

Villar y los daños colaterales

13/ene/18 6:31 AM
Edición impresa

Al fin, la coña de Villar tocó fondo y este tipo, insólito en una sociedad seria, responderá de los cargos que pesan sobre su despótica gestión de tres décadas. En sus responsabilidades no se incluyen el desencanto que este pícaro inculto y cenizo provocó en millones de españoles que cada semana entran en la pasión del deporte y en sus alegrías, que le alivian de los problemas diarios.

Acabó el vodevil bochornoso de un investigado por cinco delitos -apropiación indebida, administración desleal, falsedad documental, corrupción entre particulares y alzamiento de bienes- que, suspendido del cargo, despachaba con el personal de la Federación de Fútbol (actividad que usó en su provecho y palabra que nunca supo pronunciar) que, tal vez, conoció y le ayudó en sus turbios manejos.

El Villarato, que existió, y existe aún sin el turbio cabecilla, dejó redes clientelares en las autonomías y un grupo de acción directa - el colectivo arbitral de Sánchez Arminio, con honrosas excepciones- que sirvió al oscuro reyezuelo, esbirro barato de la UEFA y la FIFA -bandas de interesados que funcionan por encima de los ordenamientos legales que obligan a los ciudadanos y a las instituciones civiles-, actualmente investigadas por delitos económicos, sobornos y favores deportivos.

¿Cómo se pudo mantener un solo día al frente de la FEF el tesorero -el tal Larrea- que ocupó ese cargo en los largos tiempos de las cuentas sombrías y el aparente saqueo? ¿Cómo se pueden mantener, con sus altas remuneraciones, los mediocres trencillas que, alguna excepción, semana tras semana, enseñan su incompetencia y, lo que es peor, su falta de crédito y escrúpulos? ¿Para qué sirve la Liga de Tebas? Futbolero doméstico, sin complejos, entiendo que o se parte de cero o tendremos que soportar como imbéciles domesticados a los peores árbitros de Europa: Clos, Borbalán, Undiano, el colorado Hernández -ahijado de Padrón-, Burgos Bengoechea?, que con tanto fervor defienden a su capo en cartas abiertas. El fútbol tiene mucho alcance y es demasiado importante para estar en esas manos. Que devuelvan lo que falta en las arcas, que paguen sus culpas con la sociedad y desaparezcan de unas tareas que no supieron cumplir los procesados, los que puedan aparecer durante el proceso y los cooperadores necesarios.

GENTES Y ASUNTOS LUIS ORTEGA