Canarias

"Hay que revisar los másteres: no estamos fidelizando al alumno"

El director de Universidades, Ciro Gutiérrez, descarta suprimir carreras en la Universidad de La Laguna, pero insta a los centros canarios a adecuar la oferta de posgrado a la demanda.
S.E. (@sarayencinoso), S/C de Tfe.
14/ene/18 7:07 AM
Edición impresa
"Hay que revisar los másteres: no estamos fidelizando al alumno"

El director general de Universidades, Ciro Gutiérrez, considera que ha llegado el momento de someter a examen el catálogo de másteres que imparten las dos universidades públicas de las Islas. "Hay que hacer una revisión de la oferta: no estamos fidelizando a los estudiantes. Hacen los grados en las universidades canarias, pero después no se quedan. Y a lo mejor es porque la oferta no es la adecuada".

Gutiérrez y su equipo han pedido a las dos universidades de las Islas que presenten un plan en el que incluyan las acciones que van a llevar a cabo para rediseñar su oferta de titulaciones y, si fuera necesario, suprimir títulos. Se trata de uno de los requisitos que anunció la Consejería de Educación en 2016, cuando firmó el acuerdo de financiación con las dos universidades canarias, y que está decidida a cumplir para "hacer lo más atractiva la oferta" de formación superior a los jóvenes del Archipiélago.

El director adelantó a este periódico que los números de matrícula que presenta la Universidad de La Laguna son óptimos y que solo hay una titulación de grado que no cumple con el mínimo de alumnos de nuevo ingreso establecido, 50. Se trata de Estudios Clásicos, una carrera que la Consejería, aún así, no tiene intención de eliminar, porque entiende que cubre una rama de conocimiento indispensable y que solo se imparte en el centro tinerfeño.

Además, la Dirección de Universidades valora los esfuerzos hechos por la institución lagunera, que ha conseguido incrementar los datos de matrícula este curso, algo que no ha logrado el centro de Las Palmas. "El curso anterior, la Universidad de La Laguna tenía más títulos alejados, pero este último curso ha aumentado el número de estudiantes, algo que no ha ocurrido en la de Las Palmas".

Con respecto a los estudios de posgrado, Gutiérrez es más tajante. "Los números de matrícula de los másteres nos indican que no son interesantes para nuestros estudiantes", advierte.

Las universidades entregaron antes de que terminara 2017 la primera parte de su plan para adaptar la oferta. El documento incluía un informe con los datos de matrícula, pero no la estrategia para reformarlas. No obstante, la ULL empezó el curso pasado la modificación de su catálogo de másteres -suprimió algunos que tenían escasa acogida e incluyó otros de alta demanda- y este año ha vuelto a superar el millar de alumnos, alcanzando el récord de su historia. Para el próximo curso ya hay anunciados nuevos títulos.

Gutiérrez quiere seguir avanzando en este sentido y recuerda el "compromiso de este equipo con la educación superior". El Gobierno de Canarias ha puesto en marcha varias medidas para garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso de todos los jóvenes a los estudios superiores, como incrementar las becas, rebajar las tasas -"se seguirán reduciendo este curso"- y sufragar pasajes a estudiantes que cambien su residencia por motivos académicos.

La Universidad de La Laguna vinculará la financiación que reciben los centros a los resultados académicos del alumnado. Es una de las medidas incluidas en el Plan de Mejora del Rendimiento académico que la institución ha presentado al Gobierno autonómico para mejorar la financiación pública que recibe.

El director de Universidades del Gobierno de Canarias, Ciro Gutiérrez, considera que la hoja de ruta marcada por la institución es "interesante" y va en sintonía con las demandas que ha hecho el Gobierno a los centros de enseñanza superior para recibir financiación. "Tenemos las tasas de rendimiento y éxito más bajas del Estado", recuerda.

Gutiérrez insta a las dos universidades públicas canarias a cumplir con los trabajos solicitados por la Dirección General de Universidades para seguir avanzando en el modelo de financiación. Los rectorados de los centros tienen el encargo de elaborar una estrategia de adecuación de titulaciones y un estudio que vincule la demanda de los sectores productivos de las islas con los estudios superiores. Ambos documentos tenían que haber estado listos antes de que finalizara el año, pero el Gobierno aún no los ha recibido.

"Cuando nosotros llegamos, las universidades no tenían ninguna garantía de financiación; dependían del consejero de Hacienda. El año pasado aumentamos en 4,2 millones la financiación y la vinculamos a mejoras. Y en 2018 hemos aumentado cuatro millones de euros la financiación de cada universidad", y una parte vuelve a estar vinculada a las medidas que pongan en marcha.

Entre ellas figuran la mejora del rendimiento, la reforma o supresión de títulos y un informe sobre las demandas de formación continua de los sectores productivos de las Islas.