Carnaval

Las Burras de Güímar, un entierro de leyenda

Más de 200 personas protagonizaron anoche el mágico aquelarre, con banda sonora de Disomnia y un diablo zancudo entre las novedades. El espectáculo volverá a celebrarse de forma anual desde 2019.
El Día
17/feb/18 6:27 AM
Edición impresa
Las Burras de Güímar, un entierro de leyenda

G üímar lloró a su sardina y disfrutó a lo grande del acto principal güimarero, Las Burras, una combinación de leyendas y tradiciones locales que no deja indiferente a nadie, registrando por ello una numerosa asistencia de público, no solo de vecinos, sino también de visitantes que no quisieron perder detalle del evento, que concluyó de madrugada con una verbena.

La representación, caracterizada por su sencillez y dinamismo, daba comienzo con la procesión del Entierro de la Sardina desde San Pedro Arriba, acompañada en todo momento por los campesinos y viudas del lugar que eran increpados al paso de la sardina por brujas disfrazadas de burras, aterrorizando así al pueblo. Celebraron su tradicional aquelarre, invocaron al diablo y, tras una lucha entre el Arcángel San Miguel y el mismo diablo, finalmente las brujas ardieron en la hoguera por orden del obispo junto con la sardina, envuelta en sátira sobre la polémica que se vive vivida en Güímar actualmente.

Como novedad en el presente año, la figura del diablo no ha sido representada con una estructura estática, sino caracterizada por una persona con zancos de pies de cabras, contando con el acompañamiento de un perro lanudo y siniestro llamado Tibicena, personaje extraído de las leyendas de los aborígenes canarios.

Además, en el acto también se disfrutó del nuevo tema musical creado por el grupo güimarero Disomnia.

Las Burras de Güímar suma con la presente edición 26 años a sus espaldas, recuperada en 1992 por el artista güimarero Javier Eloy Campos, licenciado en Bellas Artes por la Universidad de La Laguna. Siempre envuelta en un halo de misterio y diversión, ha sabido captar la atención no solo de sus vecinos y vecinas, los cuales participan en la propia representación, sino de los visitantes, ya que cada año son más las personas que se acercan al municipio para conocer un poco más de cerca este singular espectáculo, un acto que volverá a representarse el próximo 2019, ya que la organización ha decidido mantenerlo en una celebración anual para el disfrute de todos.