Sociedad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Dos personas atrapadas y tres heridas en el derrumbe de las obras del hotel Ritz leer

Adiós a un religioso de Estado

La muerte del arzobispo palmero Elías Yanes, que presidió la Conferencia Episcopal entre 1993 y 1999, da lugar a muestras de condolencia que cruzan el mapa nacional desde Canarias a Zaragoza, la ciudad en la que decidió vivir.
D.R.
11/mar/18 6:27 AM
Edición impresa
Adiós a un religioso de Estado

E l arzobispo emérito de Zaragoza y expresidente de la Conferencia Episcopal Española, Elías Yanes, falleció en la noche del viernes a los 90 años. Natural de La Palma, su muerte se produjo en su residencia de Zaragoza debido a un "continuo debilitamiento a causa de su edad", según informó el Obispado de Tenerife.

En la jornada de ayer, las muestras de condolencia se produjeron a uno y otro lado del Atlántico y, fundamentalmente, por parte de representantes de la Iglesia o de colectivos de carácter religioso. Fue el caso de la Diócesis de Tenerife y de su obispo, Bernardo Álvarez; del presidente de la Junta de Hermandades de La Laguna, Pedro López; del Obispado de Zaragoza, y de otros responsables eclesiásticos nacionales.

Nacido en la Villa de Mazo el 16 de febrero de 1928, Yanes fue ordenado sacerdote el 31 de mayo de 1952 en el Congreso Eucarístico de Barcelona. Dio clases en el Seminario de Tenerife, tuvo distintos cargos pastorales de carácter provincial, estuvo vinculado a los movimientos obreros JOC y HOAC, y, entre otras funciones, también fue miembro del Secretariado Nacional de Catequesis. A partir de entonces, continuó adquiriendo responsabilidades más elevadas en la cúpula de la Iglesia en España.

"Preconizado obispo titular de Mulli y auxiliar de la Diócesis de Oviedo el 30 de octubre de 1970, fue consagrado obispo el 28 de noviembre de ese mismo año en Santa Cruz de La Palma", recoge la nota del Obispado. Más adelante se encargó de distintos departamentos de la Conferencia Episcopal Española: fue su secretario general (1972-1977), presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis (1978-1987), vicepresidente de la Comisión Permanente del Episcopado (1987-1993) y miembro del Comité Ejecutivo (1999-2005). En 1993 se convirtió en el único canario que ha presidido la institución de los obispos, donde estuvo durante seis años, hasta 1999.

En paralelo, entre 1977 y 2005, fue arzobispo de Zaragoza. "Tras la aceptación de su renuncia a la sede metropolitana de Zaragoza, por parte de san Juan Pablo II, en abril de 2005, mantuvo una gran actividad, hasta el primer semestre de 2015, cuando se retiró prácticamente de la vida pública, consagrándose a la oración y el estudio", indicó ayer el Obispado. Fue también arzobispo emérito de Zaragoza y llegó a estar al frente de la Vicepresidencia de la Comisión de Conferencias Episcopales de los Países de la Unión Europa (Comece).

Fuentes de la Diócesis nivariense explicaron que la misa y la posterior sepultura tendrán lugar mañana a las 12:00 horas en la catedral-basílica de Nuestra Señora del Pilar, en Zaragoza, hasta donde se desplazará el prelado nivariense. La capilla ardiente permanecerá instalada en el Salón del Trono del palacio arzobispal zaragozano. El miércoles, en Tenerife, y coincidiendo con una reunión del clero, Bernardo Álvarez presidirá a las 13:00 horas una celebración eucarística en el Seminario en recuerdo de este palmero. El jueves, a las 19:00 horas, el obispo presidirá otra misa en la Catedral de La Laguna.