Sociedad

Investigan a Quezada por la muerte de su hija de 4 años en 1996

La detenida por el asesinato de Gabriel tenía una niña que falleció en Burgos tras caer desde una ventana En aquel momento, se archivó al no existir indicios de criminalidad.
Agencias, Madrid
13/mar/18 6:27 AM
Edición impresa

La Policía investiga desde la detención este domingo de Ana Julia Quezada, la mujer de origen dominicano nacida en 1974 que llevaba en el maletero de su coche el cadáver del niño Gabriel Cruz, el fallecimiento el 10 de marzo de 1996 de su primera hija, Ridelca Josefina, nacida el 22 de agosto de 1991, informaron a Europa Press fuentes de la investigación.

La Comisaría Provincial de Burgos de la Policía abrió ese mismo 10 de marzo de 1996 un atestado por el fallecimiento de la niña, que se archivó por un juez. La niña nació en República Dominicana y era hija de Santiago Gil y de Ana Julia Quezada.

El cuerpo de su hija de cuatro años fue localizado en el patio interior del piso primero. El padre adoptivo y por entonces pareja de Ana Julia entró en la habitación de las menores y comprobó que Ridelca Josefina no estaba en la cama, dirigiéndose a una habitación contigua destinada a cuarto de recreo de las niñas. Fue desde este cuarto donde vio que la ventana de doble hoja estaba abierta y que su hija adoptiva estaba tendida en el suelo. La Policía no abrió otro atestado después de este del 10 de marzo de 1996, concluyendo que la muerte había sido accidental y no se apreciaban indicios de criminalidad. La hija que por entonces tenía dos años, tras conocer la detención de su madre en Almería este domingo por su presunta relación con la muerte de Gabriel Cruz, sufrió una crisis de ansiedad que obligó a su ingreso en un hospital de Burgos.

La autopsia practicada a Gabriel Cruz reveló de forma preliminar que el niño falleció por estrangulamiento el primer día de su desaparición, el 27 de febrero, según fuentes de la investigación.

La autopsia se realizó en el instituto anatómico forense de Almería después de que este domingo fuera hallado el cuerpo de Gabriel envuelto en una manta dentro del maletero del coche que condujo desde Las Hortichuelas a la Puebla de Vícar la actual pareja del padre del menor, Ana Julia Quezada, que fue arrestada por agentes de la Guardia Civil.

Las autoridades dispusieron, de acuerdo con los padres del pequeño, que la capilla ardiente se instale en la Diputación de Almería. El funeral está previsto que se celebre hoy a las 10:30 horas.

La Guardia Civil trasladó a primera hora de la tarde de ayer a Ana Julia Quezada hasta una finca en la pedanía de Rodalquilar, en Níjar (Almería), para efectuar un registro.

Fuentes de la investigación indicaron que la arrestada, de 43 años, fue conducida en un furgón del Instituto Armado y llegó a las 15:30 horas, al mismo tiempo que la comitiva judicial encabezada por el instructor de la causa, el magistrado Rafael Soriano, que decretó el secreto de las actuaciones.

La práctica de esta diligencia se enmarca dentro de las pesquisas que están realizando los agentes de la Policía Judicial para reconstruir qué paso con Gabriel Cruz desde que se perdió su rastro el pasado día 27 en Las Hortichuelas y determinar si permaneció oculto en el interior de un pozo o aljibe hasta que la única sospechosa por el momento decidió el traslado de su cuerpo sin vida hasta el municipio de Vícar.

Patricia Ramírez, madre del niño Gabriel, reconoció ayer que sospechaba de ella: "Tenía la esperanza de poder ablandarla y que se viniera abajo".

La capilla ardiente del menor asesinado, instalada en el Palacio Provincial de la Diputación de Almería, abrió sus puertas en la tarde de ayer para que todo aquel que lo deseara pudiera acompañar a la familia del pequeño.