Canarias

Binter propone poner un tope al 75% de descuento con la Península

La compañía apoya la subida de la bonificación, pero advierte de que Europa no aceptará obligaciones de servicio público Un millón de pasajeros se suma a los viajes entre islas.
M.G., S/C de Tenerife
3/abr/18 6:22 AM
Edición impresa
Binter propone poner un tope al 75% de descuento con la Península

M.G., S/C de Tenerife

La aerolínea Binter considera una medida "muy positiva" elevar del 50% al 75% el descuento a los viajes entre Canarias y la Península para los residentes en el Archipiélago, aunque advierte de que Europa no aceptará cualquier fórmula para materializarla. El coordinador general de la compañía, Juan Ramsden, propuso ayer en el Parlamento regional que el aumento de la bonificación se acompañe de un "importe máximo" de la cantidad que aporte Fomento y descartó que la Comisión Europea admita la declaración de las rutas como obligaciones de servicio público, una categoría que sí tienen las rutas interinsulares.

Durante una comparecencia en la comisión que estudia la situación del transporte en Canarias, Ramsden mostró el respaldo de Binter a una medida que, a su juicio, "lograría que viaje mucha gente que ahora no puede hacerlo".

El directivo de la compañía aérea también se refirió a los efectos de la subida al 75% del descuento para residentes en los viajes entre islas. Así, Ramsden cifró en un millón el incremento experimentado por el volumen de pasajeros desde el pasado julio. Pese a valorar la mejora de la bonificación, recordó que el precio para los no residentes continúa siendo "desorbitado". Respecto a la política de la empresa, Ramsden afirmó que ofrece descuentos de hasta el 40%, "no en todos los horarios ni en todas las rutas, pero sí en muchos", sin contar entre ellos el Bintazo.

La entrada en el mercado intersinsular de Air Europa también fue abordada por Ramsden, que constató que esta competencia ha supuesto un aumento "enorme" de asientos, pero también un descenso de la ocupación media de los aviones. Esta nueva situación, auguró, puede tener consecuencias: una subida de tarifas -lo que consideró "improbable"-, cambios de servicios -"no se puede mantener un sistema con esta cantidad de asientos vacíos", dijo- o "un peligro importante para los operadores de que alguno probablemente va a morir".

El coordinador de Binter hizo un repaso por la situación de los aeropuertos isleños, con especial énfasis en Tenerife Norte, que se encuentra "colapsado", lo que genera retrasos que luego se achacan a las compañías.

las claves

Competencia. La entrada de Air Europa en el mercado interinsular ha aumentado la competencia, señaló Ramsden, quien advirtió de la caída en la ocupación media de los aviones.

"Alguno va a morir". Esta situación, auguró, puede tener efectos en los operadores. "Alguno probablemente va a morir".

El ingeniero técnico Diego Noya, experto en movilidad sostenible, reconoció ayer que en la actualidad son "muy malas" las condiciones para que haya movilidad sostenible, pero aseguró que es "muy fácil" conseguir que las haya.

Durante su comparecencia en comisión parlamentaria para hablar de la situación del transporte en las Islas -recogida por Efe-, Noya advirtió de que para cambiar las condiciones hacen falta medidas políticas que señalen otro camino, y como ejemplo de ciudad con movilidad sostenible aludió a Pontevedra.

El experto destacó la importancia que tiene disponer de más transporte público y facilitar la intermodalidad. A su juicio, los cambios se marcan desde la política. Noya se refirió al transporte entre las ciudades y pueblos, y aseguró que la solución no es disponer de más carriles en las carreteras.

El ingeniero apuntó que un carril para turismos tiene capacidad para que transiten unas 2.000 personas a la hora, mientras que si es de guaguas la capacidad puede llegar a los 14.000 usuarios en ese periodo de tiempo. "Es como añadir, como mínimo, cinco carriles", dijo.

También citó medidas como las que se adoptan en ciudades de la Europa continental como impedir la entrada con vehículos, que deben dejarse en las estaciones de tren de las afueras, en lo que en Canarias serían los intercambiadores.