Tenerife

Puertos mejora el drenaje de las aguas pluviales en la Vía de Servicio

Los trabajos, que comenzaron esta semana, permitirán desatascar las canalizaciones que pasan por debajo de la carretera y separar los flujos de agua que llegan de Valleseco y la ladera.
O.G., S/C de Tenerife
5/abr/18 5:57 AM
Edición impresa
Puertos mejora el drenaje de las aguas pluviales en la Vía de Servicio

O.G., S/C de Tenerife

La Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife ejecuta desde hace unos días en la Vía de Servicio del puerto, a la altura del barrio de Valleseco, trabajos de mejora del drenaje para segregar tanto las aguas pluviales que proceden de la propia vía, como las que llegan a la misma desde el citado barrio de la capital y la ladera que vierte a la Autovía de San Andrés.

El sistema actual de drenaje bajo la mencionada carretera está constituido por cuatro canalización de hormigón de 600 milímetros de diámetro que recogen, sin segregar, tanto el agua procedente de la cuenca exterior al puerto como las aguas pluviales del tramo de la vía portuaria que discurre al descubierto entre la entrada al Centro de Deportes Marinos de Tenerife (Cidemat) y el barranco de Valleseco.

Dichas canalizaciones, a su paso bajo el túnel de la Vía de Servicio, se convierten en dos de 1.000 milímetros de diámetro, cuyo desagüe al mar se encuentra parcialmente obstruido por la escollera de protección.

Esta situación provoca en episodios de fuertes lluvias, según fuentes del Puerto consultadas, que el elevado caudal de agua procedente de la cuenca exterior al ámbito portuario mane en el interior del túnel, lo que ha producido, en varias ocasiones, algunas inundaciones en la zona.

El objeto de los trabajos recién iniciados es limpiar dichas canalizaciones y, sobre todo, separar ambos flujos de agua, de manera que los procedentes del barrio y la ladera se encaucen a través de tres de las conducciones de 600 mm de diámetro, dedicando la cuarta a la cuenca de la Vía de Servicio.

Asimismo, se prolongarán las dos conducciones de 1.000 mm de diámetro hasta el exterior de la escollera, eliminándose así la obstrucción y permitiendo el libre desagüe de las mismas al mar.

Para ello habrá que retirar parte de la escollera, que se repondrá una vez concluidos los trabajos.