Tenerife

Sinpromi, 25 años luchando por integrar la discapacidad

Esta empresa del Cabildo de Tenerife tiene como objetivo eliminar las barreras físicas y sociales que dificultan la vida a este colectivo.
El Día
10/abr/18 6:17 AM
Edición impresa
Sinpromi, 25 años luchando por integrar la discapacidad

B ajo el lema "Hacia la integración de todos en la sociedad", Sinpromi (Sociedad Insular para la Promoción de las Personas con Discapacidad) cumple 25 años desde su creación, en 1993. Se trata de una entidad pública constituida por el Cabildo de Tenerife y que depende del Área de Acción Social. Nació con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad.

Aunque no solo es una sociedad de índole pública. Es la primera y única empresa que posee estas características y que, también, contribuye a las mejoras sociales.

La consejera de Acción Social, Coromoto Yanes, también vicepresidenta de Sinpromi, subraya que "Sinpromi ha tenido y tiene un papel esencial en la atención a las personas con discapacidad en la Isla". Al efecto, dijo que uno de sus objetivos es fomentar la formación en el marco del empleo, eliminar las barreras físicas que dificultan la vida de estas personas e impulsar el uso de las nuevas tecnologías. Asimismo, ha desarrollado dos grandes proyectos: la biblioteca adaptada y el taller de Giro-Arte. No obstante, Sinpromi divide su actividad en cinco áreas.

Una de ellas está centrada en la inserción en el mercado de trabajo, por un lado a las personas con discapacidades físicas, sensoriales e intelectuales y, por otro, a quienes tienen problemas de salud mental. Teresa Peña y María Jesús Melián son las coordinadoras. Su trabajo consiste en preseleccionar perfiles de trabajo que se ajusten a la demanda del mercado laboral.

"Nosotros proporcionamos la ayuda que se necesite en cada caso", afirma Peña. En el caso de la intermediación laboral, asegura que se integran igual que cualquier otro trabajador y no necesitan estrategias específicas.

La división entre las dos secciones se crea en 2003 debido a la "necesidad de hacer una intervención más especializada con este tipo de usuarios", afirma María Jesús Melián. El equipo está conformado por cinco técnicos, los cuales se encargan del trato asertivo y la atención multidisciplinar.

En cuanto al tipo de empleo que más demanda obtiene es el sector hotelero. "En los últimos datos el número de contratos ha ido en aumento, la permanencia en el empleo también", comenta Melián.

El Centro Especial de Empleo está dirigido por Lourdes Pérez Hernández. Esta área se caracteriza por el hecho de que el 70% de la plantilla que la conforma son personas con discapacidad. En esta sección se lleva a cabo la explotación de aparcamientos, mantenimiento de jardines (Brigada de Jardinería), plantación de productos ecológicos (Finca de Fasnia) y la comercialización de los mismos en las tiendas de Alpizpa.

El equipo está formado por tres personas: un técnico responsable de la selección del personal (Lourdes Pérez), y dos encargadas de apoyo, las cuales se ocupan de acompañar a los contratados durante el proceso de formación. El procedimiento termina cuando el trabajador ha asumido el conocimiento laboral.

El último ámbito que atiende la organización el de la innovación tecnológica. Concretamente, han desarrollado tres herramientas gratuitas o de bajo coste, en colaboración con el Instituto Tecnológico de Energías Renovables: el DiLO, el A dapro y el Advance. La primera de ellas es una "app" basada en un comunicador de textos y Adapro es un procesador similar al Word adaptado a personas con autismo o dislexia. La aplicación más compleja es el Advance, ya que requiere de un profesional para su uso y cuyo objetivo consiste en el entrenamiento físico y cognitivo.

Virginia González Rosquete, responsable del área, señala que, por regla general, "no se percibe un rechazo. Al contrario, les motiva mucho, ya que tienen un feedback auditivo y visual".

Formación, arte y accesibilidad

Desde el área de formación se efectúa una orientación, tanto "online" como presencial, tras un análisis previo de las capacidades y habilidades de cada persona. Para ello, Sinpromi tiene un catálogo extenso de cursos que incluye el sector empresarial. "Con las empresas trabajamos el cambio de mentalidad en los adultos, pero también enseñamos a menores a normalizar la discapacidad", sentencia Inés López Medinilla, encargada de esta sección.

Otra de las funciones de la entidad es impulsar diferentes obras accesibles en espacios públicos y edificios municipales, así como supervisarlas. En este aspecto, también se ha puesto la mirada en el turismo con iniciativas como el plan de playas, museos y turismo accesible en diferentes zonas. Asimismo, se ofrece un servicio de asesoramiento técnico gratuito para mejorar el acceso a las viviendas de las personas con movilidad reducida.

Del mismo modo, se llevan a cabo campañas de sensibilización dirigidas a concienciar a la ciudadanía. Además, se realizan sesiones formativas para estudiantes, personal de urbanismo y arquitectura, y se otorga, de forma bianual, los Premios de Arquitectura Accesible.

En el ámbito artístico, el Taller de Artes Plásticas Giro-Arte reúne a 24 personas con discapacidades intelectuales que practican disciplinas como el teatro, artes escénicas, escultura, pintura o grabados. "Ha sido una inyección de motivación a todos los niveles. Los chicos disfrutan y se les nota muchísimo", afirma Lourdes Pérez, encargada del proyecto.

Este año, con motivo del 25 aniversario, los alumnos expondrán sus propios trabajos. La biblioteca comenzó con una colección pequeña dedicada al apoyo de los profesionales que trabajan en el mundo de la discapacidad y continúa con una oferta de publicaciones adaptadas: con lenguaje de signos, pictogramas, audiolibros y lectura fácil.