La Laguna
CASO GRÚAS

José Alberto Díaz: el caso grúas se archivará, las acusaciones son puro humo

La Laguna (Tenerife), EFE
16/abr/18 17:27 PM
eldia.es
El Juzgado de Instrucción número 2 de La Laguna (Tenerife) toma declaración al alcalde de la ciudad, José Alberto Díaz (d), de Coalición Canaria, como imputado en el llamado "caso Grúas"./Cristóbal García (EFE)

El alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, se ha mostrado hoy convencido de que el caso grúas se terminará archivando porque la gestión del servicio, incluida su intervención y asunción por parte del Ayuntamiento en un momento dado, se han ajustado siempre estrictamente a la legalidad.

En declaraciones a EFE el alcalde ha aseverado además que el portavoz de Por Tenerife-Nueva Canarias, Santiago Pérez, va a tener que "tragarse solo" toda su "bilis inquisitorial" porque, añade, más temprano que tarde va a quedar claro que las acusaciones y denuncias del citado edil y de sus aliados políticos "son puro humo".

Díaz ha reiterado asimismo que está "satisfecho" tras haber declarado hoy como investigado en el Juzgado de Instrucción número 2 de La Laguna en las diligencias previas por el denominado "caso grúas".

"He contestado a las preguntas formuladas por la juez y el fiscal facilitando toda la información que me han solicitado, y no contesté a las preguntas de la parte demandante porque su intencionalidad es claramente política y responden obviamente a un interés partidista", detalla José Alberto Díaz.

De todas formas, apunta, los abogados de la parte demandante no tenían ningún cuestionario preparado, quizás porque el portavoz de Por Tenerife-Nueva Canarias, Santiago Pérez, no había tenido tiempo de redactarlo, ironiza el alcalde.

José Alberto Díaz muestra además su "sorpresa y preocupación" por las declaraciones del concejal Santiago Pérez en la puerta de los juzgados, pues "dice encarnar la defensa del Estado de derecho y al mismo tiempo se dedica a desacreditar agriamente a la juez instructora y al fiscal".

"Entiendo que el señor Pérez me someta a toda la crítica política que considere oportuna, pero que arremeta despectivamente contra la juez y el fiscal, menospreciando su profesionalidad e insinuando sin ambages su falta de neutralidad, me parece tan penoso como alarmante", advierte.

Las declaraciones del edil de X Tenerife-Nueva Canarias "sí que constituyen un ataque al Estado de derecho y a la independencia del poder judicial", añade el alcalde, que indica que Santiago Pérez "que en su juventud se comprometió contra la dictadura franquista" se ha convertido "en su propia caricatura".

Según Pérez, explica el alcalde, la juez no sabe hacer su trabajo, el fiscal no sabe hacer su trabajo "y es una pena" que el edil de XTF-NC "no pueda hacer simultáneamente de juez, fiscal, abogado acusador y concejal".

Es patético, agrega Díaz, que después de 35 años de ocupar cargos públicos Santiago Pérez encuentra que en las preguntas y resoluciones judiciales que le convienen políticamente "brille y resplandezca el Estado de derecho, y que las que no le gusten sean expresión de un régimen autoritario y corrupto".

José Alberto Díaz califica asimismo como "intolerable" que se pretenda convertir los juzgados "en una prolongación del salón de plenos" y el salón de plenos "en una prolongación de los juzgados".

"Flaco favor le hacen al Estado de derecho los que promueven estas tácticas, como el señor Pérez, obsesionado con su ambición y que se ha erigido a sí mismo como juez y parte, en garantía democrática y en espíritu de la libertad en La Laguna y posiblemente en el resto del mundo", asevera.

Lo cierto, continúa José Alberto Díaz, "es que tengo que emplear todo mi valor para aguantar con serenidad la vergüenza que me causa que un concejal de La Laguna, aunque sea de la oposición, se manifieste públicamente sin respetar la separación de poderes, cuestionando la independencia del poder judicial y vertiendo incesantemente insultos y descalificaciones".

"Le pido al señor Pérez que reflexione y le requiero para que pida disculpas por sus declaraciones", concluye el alcalde, porque "su grosero histerismo" no tiene ninguna justificación, por mucho que le moleste que en el juzgado "yo no haya respondido lo que él quería".

CASO GRÚAS