Canarias

Sanidad adopta un protocolo para atender mejor a los pacientes cardíacos crónicos

Las Palmas de Gran Canaria, EFE
17/abr/18 12:56 PM
eldia.es
El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, José Manuel Baltar, y la directora general de Programas Asistenciales del Servicio Canario de la Salud, Elizabeth Hernández, presentaron hoy el nuevo protocolo./Ángel Medina G. (EFE)

Sanidad ha puesto en marcha un nuevo protocolo para mejorar la atención a personas con enfermedades cardíacas crónicas, con el fin de lograr una actuación rápida en casos de insuficiencia cardíaca, cardiopatía isquémica crónica y estable, síndrome coronario crónico, fibrilación auricular y valvulopatías.

La intención es mejorar la capacidad y el tiempo de respuesta asistencial y ofrecer una atención integrada y coordinada, ha informado el consejero de Sanidad, José Manuel Baltar, durante una rueda de prensa.

Las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la primera causa de morbilidad y mortalidad en la población española, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, y, aunque hay grandes avances en la prevención y el tratamiento de estas patologías, la mayor supervivencia tras episodios agudos, el progresivo envejecimiento de la población y la mayor incidencia de la obesidad y la diabetes, las convierten en problemas crónicos de salud, ha señalado Baltar.

En 2017, un total de 3.106 pacientes fueron ingresados en los centros hospitalarios del Servicio Canario de Salud como consecuencia de Insuficiencia Cardíaca, primera causa de ingreso hospitalario dentro de los procesos cardiológicos.

En 2015, la tasa de mortalidad alcanzó el 13,49 por ciento, lo que sitúa a Canarias por debajo de la media nacional, marcada en el 16,85 por ciento.

El aumento del número de personas con procesos cardiovasculares crónicos sigue creciendo debido a factores de riesgo cardiovascular, como son la diabetes, la hipertensión, el tabaquismo, la hipercolesterolemia, el sedentarismo y la obesidad.

Por ello, es necesaria una atención integral y coordinada de estos pacientes entre los diferentes ámbitos asistenciales, ha destacado Baltar.

Con ese fin se han establecido los criterios diagnósticos, clínicos y terapéuticos más eficaces, basados en la evidencia científica, y se ha mejorado la coordinación asistencial entre la Atención Primaria y la Atención Hospitalaria a través del protocolo de atención a los procesos crónicos cardiológicos en la Comunidad Autónoma de Canarias.

Además, el protocolo impulsa la figura del especialista consultor, así como la consulta virtual para facilitar el intercambio de información entre los especialistas, de forma que se puedan dar respuestas más rápidas y resolver muchas de las consultas sobre estos procesos crónicos cardiológicos, en tiempos y formas más eficientes, ha indicado el consejero.

Como parte del protocolo se puso en marcha hace cuatro meses el Plan 100 días para la insuficiencia cardíaca crónica, un proyecto implantado para estudiar los procesos asistenciales en casos de insuficiencia cardíaca y desarrollar un proyecto integrador en el que todos los profesionales del Servicio Canario de Salud acometiesen, en equipo, una mejora asistencial integral en esta materia.

La directora General de Programas Asistenciales del Servicio Canario de la Salud, Elizabeth Hernández, ha asegurado que el trabajo en equipo permitirá optimizar las consultas de cardiología y mejorar la comunicación entre profesionales de distintos ámbitos asistenciales.

Para ello, se propone, por un lado, una selección de criterios y de derivaciones para pacientes que presenten los síntomas o signos sugestivos de los procesos cardiovasculares más frecuentes y, por otro, una serie de criterios para definir los pacientes que pueden ser seguidos en Atención Primaria, en consultas de cardiología, o en ambas de una manera coordinada.

El proyecto impulsado por la Dirección General de Programas Asistenciales, dentro de la Estrategia a la Cronicidad, ha sido desarrollado por especialistas en Cardiología y en Medicina Familiar y Comunitaria, enfermería y trabajadores sociales.