Santa Cruz de Tenerife

El 'dragón chino' se presenta ante la sociedad tinerfeña

El Día, S/C de Tenerife
22/abr/18 6:38 AM
Edición impresa
Zengfa Qui (c), con José Manuel Bemúdez y Delia Herrera./M.E.

El Iberostar Gran Hotel Mencey acogió la tarde-noche del viernes el acto de presentación ante la sociedad tinerfeña de la nueva junta directiva -la segunda en sus tres años de trayectoria- de la asociación sociocultural Dragón China en Tenerife.

Zengfa Qui, que se mantiene como presidente en un colectivo con algunos cambios en su cúpula dirigente, ejerció de anfitrión ante las autoridades y amigos de la comunidad de residentes del gigante asiático en Canarias que acudieron a la cita hasta reunir a un centenar de personas. El alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, y la responsable de Acción Exterior del Cabildo, Delia Herrera, entre otros, arroparon a los dirigentes de la asociación.

Dragón China, que ya cuenta con 150 asociados, aproximadamente, se ocupa de los miles de compatriotas -unos diez mil, dos mil de ellos en Tenerife- que viven en el Archipiélago, cuyo número se ha multiplicado por ocho en las últimas décadas. Desde orientar en asuntos comerciales y empresariales hasta trámites como la renovación de pasaportes, permisos u otros documentos burocráticos.

Además, el objetivo es acercarse y dar a conocer su cultura milenaria a los diversos sectores y estamentos de la sociedad canaria sin olvidar la programación de actividades como la reciente charla de Yi Cheng Chen, presidente de la Cámara de Comercio China en Valencia.

El pasado viernes estuvieron presentes en el encuentro una representante del consulado de Pekín en Madrid y otros de comunidades chinas de tres países: Alemania, Italia e España. Durante el mismo se distinguió con una placa a Iván González, presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) de Tenerife, definido como asesor integral del colectivo en la Isla.

En el transcurso del largo acto protocolario previo a la cena se dio cuenta de la adhesión de hasta 101 colectivos de comunidades chinas de todo el mundo, una treintena de España.

La velada concluyó con la interpretación de una canción que brindó la cantante de ópera japonesa Satomi Morimoto.