Sociedad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La UE impone sanciones a once altos cargos de Venezuela leer

El afeitado a navaja, un sistema tradicional para afeitarse

18/may/18 21:46 PM
eldia.es

Afeitarse a navaja vuelve a estar de moda. El ritual del afeitado clásico por antonomasia se ha convertido nuevamente en tendencia en los últimos años. Hasta el punto de recuperarse figuras que creíamos ya perdidas como la del barbero o algunas costumbres que nos remontan a unas cuantas décadas atrás en el tiempo.

Los métodos para afeitarse la cara en el hombre son variados. Hay quienes prefieren la maquinilla de afeitarse para hacer el proceso más rápido o porque ya están acostumbrados con este modelo. Hay otros que siguen optando por la cuchilla tradicional, ya que consideran que es más precisa en ciertos ángulos de la cara.

No obstante, cada vez son más los hombres que han vuelto a pasarse o se inician ahora en el afeitado con navaja clásica. Lo cierto es que es un método tradicional que rasura el vello dejando la piel más tersa y suave. Pero para conseguir los mejores resultados con este método hay que seguir una serie de recomendaciones.

Elementos indispensables para el afeitado a navaja

Tres son los elementos que se necesitan de manera obligatoria para este tipo de afeitado:

  • La navaja
  • El asentador de ballesta
  • La pasta suavizadora

Los dos últimos son muy útiles para el mantenimiento de la navaja para afeitarse (o incluso de cualquier herramienta de corte). Ambos permitirán afilar correctamente la navaja para lograr que ofrezca una mayor durabilidad.

Preparación previa

Antes de comenzar el afeitado a navaja, hay que llevar a cabo una pequeña preparación previa.

En primer lugar, se prepara un recipiente con agua caliente y se le añade un poco de jabón. Esperamos entre 30 segundos y un minuto y nos enjabonamos la cara para ablandar el vello y que el afeitado resulte más cómodo. Hay quien prefiere ducharse con agua caliente antes del afeitado, lo que podría ser otra opción posible.

El agua caliente hidrata la cara y abre los poros de la piel para que el afeitado sea más fácil y produzca menos irritaciones.

Ahora le toca el turno a la navaja, que debe estar perfectamente preparada para el afeitado. Para ello, calentaremos la hoja pasándola unas 30 - 40 veces por el afilador de cuero para así afilarla como si de un cuchillo se tratara. La navaja se pasará fijando el extremo del cuero en un punto fijo y tensando el afilador.

Afeitado a navaja

Una vez superada la preparación previa, se inicia el afeitado a navaja propiamente dicho. Eso sí, antes hay que extender bien la espuma con los dedos por toda la cara sin dejar que se seque.

Se comienza afeitando primero a favor del pelo, para así irritar la piel lo menos posible, y desde una de las patillas con un ángulo de la navaja en torno a los 30 grados. A continuación, se hace lo mismo con la otra patilla y se sigue por la parte del cuello, la barbilla y, finalmente, la zona del bigote.

Hay que mostrar especial cuidado una vez que lleguemos a la zona de los labios, ya que esta parte es algo más delicada. Para ir con más seguridad, se puede estirar el labio inferior y apartar la nariz.

Una vez que se haya realizado todo el afeitado, hay que volver a pasar de la misma manera a navaja, pero esta vez a contrapelo y en aquellas zonas en las que haya quedado vello.

Un aspecto a tener en cuenta para un buen afeitado es la manera de coger la navaja. Lo ideal es situar el dedo pulgar de la mano en la parte inferior de la navaja y los dedos índice, corazón y anular en la parte posterior, sosteniendo el tope con el anular. Una vez se domine esta práctica, el afeitado resultará muy sencillo.

Final del afeitado

Una vez hayamos acabado el afeitado, se debe pasar la navaja por el agua para limpiar los pelos y el vello que hayan podido quedar impregnados en la hoja, así como los restos de espuma. Cuando se haya limpiado, se secará con una toalla.

Ventajas del afeitado a navaja

En resumen, pueden mencionarse una serie de ventajas del afeitado a navaja que podrían ser las siguientes:

  • Control total del corte y el filo, produciendo un afeitado a medida y al gusto de cada uno
  • Sistema más ecológico que el resto, sin necesidad de estar comprando recambios
  • Gran sensación en el afeitado
  • La navaja es ideal para perfilar la barba
  • Afeitado más apurado e irrita menos la piel que las cuchillas
  • Aunque el precio inicial puede ser elevado, a la larga el uso de la navaja es más económico que el de las cuchillas de afeitar
  • Da igual el volumen de barba que se tenga, la navaja de afeitar no se atasca nunca

No obstante, la mayoría de estas ventajas solo se consiguen con la práctica. Una vez adquirida, puede decirse que el afeitado a navaja es una de las mejores alternativas para el hombre.