La Laguna

Barrer 40 toneladas, la otra cara del Corpus

La limpieza del casco lagunero tras las alfombras requirió de 42 operarios, 16 vehículos y 64.000 litros de agua. La concejala Mónica Martín destacó ayer el "gran trabajo" realizado por los trabajadores.
D.R.
5/jun/18 6:22 AM
Edición impresa
Barrer 40 toneladas, la otra cara del Corpus

L a procesión del Corpus iniciaba el pasado domingo su recorrido por las calles del casco lagunero y, al mismo tiempo, los operarios de la empresa Urbaser empezaban con una labor de esta tradición que puede pasar desapercibida: la limpieza. Unos utensilios les permitían ir acumulando toda clase de materiales que hasta poco antes habían dado forma a las populares alfombras. Detrás, camiones, cubas, barredoras... Y es que no es este un barrido cualquiera, sino de nada menos que de 40 toneladas.

Hasta 42 operarios fueron necesarios para llevar a cabo este trabajo (un jefe de Explotación, tres capataces, un oficial mecánico, diez conductores, tres peones-aspirantes y 24 peones), así como 16 vehículos: uno de inspección, una pala mecánica cargadora, tres camiones recolectores de carga trasera de 21 y 18 metros cúbicos, una barredora sobre chasis de camión, dos barredoras Gleango autopropulsadas, una barredora articulada Hako Sitymaster 1600, tres cubas cisternas de ocho y seis metros cúbicos, dos furgones hidrolimpiadores, un vehículo cuadriciclo eléctrico hidrolimpiador con remolque y un furgón de reparación de averías. Y, además, 64.000 litros de agua para el posterior fregado.

En una nota, la primera teniente de alcalde y concejal de Servicios Municipales del Ayuntamiento de La Laguna, Mónica Martín, destacó el "gran trabajo" de todos los profesionales implicados en el dispositivo, así como la dificultad de estas labores, teniendo en cuenta la cantidad de materiales que se emplearon en las más 60 alfombras que decoraron el casco histórico lagunero. Además, Martín subrayó el esfuerzo adicional que realizaron los efectivos de la compañía Urbaser para eliminar cualquier rastro de las composiciones sobre el pavimento, las mismas que, en algunos casos, sus autores habían empezado desde la madrugada o con las primeras luces del día. Pero es que sucumbir al cortejo procesional, primero, y a los equipos de limpieza, después, es su destino.

El alcalde agradece la labor de los alfombristas

La celebración del Corpus lagunero también llevó a un mensaje del alcalde, José Alberto Díaz, a los alfombristas. "Tengo que agradecer la enorme y grata participación de todas las asociaciones, vecinos, entidades religiosas que han participado en la celebración del Corpus Christi de este año", apuntó el regidor local.