La Laguna

La administración de lotería más antigua (y bendita) de Aguere

La Administración de Lotería El Cristo de La Laguna dio el 14 de junio 1,8 millones, su mayor premio. Su actividad tiene historia: nació en la posguerra e inició una nueva etapa en Israel.
D. Ramos
23/jun/18 6:27 AM
Edición impresa
 

La Administración de Lotería número 1 de La Laguna, denominada "El Cristo de La Laguna", dio el 14 de junio el mayor premio de su historia. De su terminal "nacieron" los números 40, 35, 41, 18, 49 y 7, que el azar convirtió en destinatarios de 1.811.125 euros en el sorteo de La Primitiva. Nada se sabe del agraciado. No es la primera vez en este año que la diosa Fortuna se alía con este establecimiento del casco lagunero, que ya entregó 41.168 euros en la Bonoloto el 1 de junio y, sobre todo, 573.803 en la del 12 de febrero.

Además de una alegría para las responsables de la administración -las hermanas Beatriz y Carmen Rosa Penedo-, estos premios llevan la mirada hacia un local de historia peculiar. Es el más antiguo de La Laguna (de ahí lo de "número 1") y su origen se remonta al antiguo sistema de concesión de estos establecimientos. Según explica Beatriz Penedo, que es la administradora, actualmente se reparten por un sistema de sorteo, pero antes eran entregados a viudas de guerra.

En concreto, el camino de la administración número 1 arrancó en 1942, cuando tomó posesión la viuda que inicialmente tuvo la titularidad. Si bien ella era la concesionaria, el servicio lo derivó primero a la Librería El Águila y, posteriormente -y también en las mismas condiciones-, lo asumió la familia Penedo.

Francisco Penedo, el padre de Beatriz y Carmen Rosa, tenía por entonces un estanco en la calle Juan de Vera y, una vez que se hizo cargo de esta actividad lotera, decidió desgajar parte de sus productos al local de Capitán Brotons, que hoy conserva una sección de música y deportes, del que se encarga otra de sus hijas: María . Con respecto a la parte de lotería, fue hace algo más de 20 años cuando Beatriz Penedo se puso al frente del negocio.

La actual administradora tenía conocimiento de que en Andalucía existían administraciones con los nombres "Gran Poder" y "Virgen de El Rocío" y, dándole vueltas a aquello, se le ocurrió que en su caso podría ser "El Cristo de La Laguna". Cuenta que se da la circunstancia de que la inspiración le acabó por llegar en un viaje que realizó a Israel y, concretamente, frente al Muro de las Lamentaciones. A su vuelta se dirigió a la Oficina Española de Patentes y Marcas y registró un anagrama con la imagen del Crucificado Moreno que hoy recibe al llegar a la administración.

Según señala, cada vez que dan un premio de este tipo las ventas se incrementan un poco, aunque siempre el de Navidad es el sorteo que más interés suscita y en el que en 2008 dieron un quinto premio. Que la crisis llevó a que más clientes jugasen, aunque apuestas de un importe más bajo, es otra de las afirmaciones que le permite hacer su experiencia en esta administración, cuya bendición en el nombre parece haberse trasladado ahora a su suerte.