Sociedad
LO ÚLTIMO:
Vecinos de la Barceloneta cortan los accesos al barrio en protesta por la falta de seguridad leer

Suben a 9 las muertes confirmadas por un nuevo brote de ébola en el Congo

Kinshasa, EFE
8/ago/18 12:00 PM
eldia.es
MSF

La cuenta de muertes confirmadas por ébola en el marco del nuevo brote que afecta al noreste de la República Democrática del Congo (RDC) sumó dos nuevos casos, hasta un total de 9 fallecidos, según los últimos datos difundidos anoche por el Ministerio de Sanidad del país.

Este informe, que resume la situación del ébola en las provincias de Kivu Norte e Ituri, está actualizado hasta el 7 de agosto e indica que se han producido otros 27 fallecimientos sospechosos de ser por ébola, aunque aún no se han confirmado en laboratorio.

En total, las autoridades han detectado 16 casos confirmados de contagio y 27 probables, mientras investiga otros 46.

Este brote de ébola se declaró el pasado 1 de agosto, tan solo ocho días después de que el ministro de Sanidad, Oly Ilunga, proclamase el fin de otro en la provincia de Ecuador (noroeste).

No obstante, las autoridades sanitarias congoleñas han confirmado que esta nueva epidemia es de la cepa Zaire (la más mortal que existe) y que, por tanto, no tiene relación con la anterior.

Las primeras vacunas han llegado ya a la zona y comenzarán pronto a suministrarse, informó el Ministerio de Sanidad.

Los primeros en recibirla serán los miembros del personal de asistencia y las personas que hayan estado en contacto directo con los enfermos.

Se calcula que hay unas 3.000 dosis disponibles ya en el país, según informó la OMS, ya que se trata de la misma vacuna usada anteriormente en la provincia de Ecuador.

Esta vacuna experimental fue una de las claves de éxito en la rápida respuesta contra el brote anterior, declarado el 8 de mayo, y en el que se contabilizaron 54 casos totales (38 confirmados y otros 16 probables), de los cuales 33 pacientes fallecieron (17 confirmados) y 21 sobrevivieron.

La enfermedad se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados, causa hemorragias graves y alcanza una tasa de mortalidad del 90 %.