Deportes

Virtudes y defectos del CD Tenerife a 7 días del estreno

Etxeberria ha inculcado con éxito a los nuevos su filosofía y la ha perfeccionado en los que ya estaban. El juego en estático y la estrategia, aspectos aún por mejorar.
El Día;
13/ago/18 6:16 AM
Edición impresa
 

Una semana queda para el inicio del Campeonato de Liga en Segunda División y las cartas del CD Tenerife para ese estreno están echadas. "Estamos preparados para competir", expresó con contundencia Joseba Etxeberria al cierre del último amistoso de pretemporada ante el Celta B, el que acabó con un nuevo Trofeo Teide en las vitrinas blanquiazules. Atrás quedan 33 días de trabajo y, aunque restan cinco sesiones antes de que ruede el balón en el Nou Estadi de Tarragona, ya se observan virtudes... y algún defecto.

Ideas claras. El dibujo será, de partida, el 4-2-3-1. En ese esquema queda claro que para el preparador vasco es fundamental Bryan Acosta en la posición de mediapunta. El hondureño es el iniciador de la presión alta, verdadera seña de identidad del Tenerife de Etxeberria. Se ha trabajado con insistencia en esta etapa de preparación, aunque la entidad de los rivales (solo un Segunda A) no ayudara a perfeccionarla. Los nuevos han de mejorar en este aspecto.

Recuperación tras pérdida. Un apéndice de la presión alta es la activación del equipo para iniciar el trabajo de recuperación del balón inmediatamente se haya producido la pérdida o el repliegue si esto no fuera posible. En eso también ha empleado sus entrenamientos Etxeberria que, en estas semanas, ha depositado su confianza en el segundo entrenador Jorge Pérez para orientar también la salida de balón del rival hacia el jugador menos dotado para ello. En esto ha mejorado la actitud de Malbasic.

Cerrar espacios. En caso de repliegue, el Tenerife tratará de evitar las fisuras que se producían en su zaga cuando era superada la primera línea de presión. Con uno de los dos mediocentros evolucionados, una rápida salida de balón del adversario podía causar dificultades a una zaga que ahora parece más protegida.

Salida de balón.Fue uno de los grandes déficit del curso pasado y no parece que haya encontrado soluciones Etxeberria. Si el rival logra avanzar hasta campo insular, luego el terreno por recorrer hasta la portería adversaria se le hace un mundo al Tenerife. En estático sigue sin la velocidad en la circulación de balón ni la precisión necesarias para encontrar espacios para hacer daño. Contra el Celta B se volvió a escenificar esa circunstancia.

Estrategia.No fue, desde luego, uno de los fuertes del cuadro tinerfeño en la temporada anterior y parece que tampoco lo será en la que comienza el próximo lunes. Sigue sin haber un especialista en esta faceta, aunque hay jugadores con buen golpeo (Bryan Acosta, Milla, Naranjo o Malbasic). Joao y Milla parecen los elegidos para los córners y faltas laterales. De las faltas directas no hay una primera opción clara.

Estados de forma. Jugadores como Camille (lastrado por una lesión que arrastraba desde el final de la pasada campaña), José Naranjo, Nano o Chilunda deberán encontrar su mejor estado de forma aún y eso condicionará los primeros partidos de competición. Además, sigue faltando Aitor Sanz. Su recaída en los primeros días de trabajo le impedirá estar disponible al menos hasta la tercera jornada y eso tampoco ayudará a tener alternativas en el centro del campo para, por ejemplo, cubrir la ausencia de Acosta cuando se vaya con su selección en las fechas FIFA. El otro ausente es Tyronne.